06 de agosto de 2019
06.08.2019
Análisis

El efecto Rosalía

El álbum Los Ángeles situó su voz en el panorama del flamenco y El mal querer la ha llevado a festivales como el Coachella y a galas como los Grammy o los Goya. Rosalía es ya la artista española más querida fuera de nuestras fronteras, y en un tiempo récord

06.08.2019 | 05:00
Rosalía (San Esteban de Sasroviras, 1993) sobre el escenario.

Los expertos coinciden en que la artista es ambivalente y contradictoria. «Ese carácter lo tienen muy pocas personas en el mundo. Entre ellas, Lauren Bacall»

Una voz femenina se alza ante una música machacona. «¡La Rosalía!», dice la joven para continuar con letras directas al corazón de la Generación Z. «Esto es pa' que quede, lo que yo hago dura. Demasiadas noches de travesura. Vivo rápido y no tengo cura. Iré joven pa' la sepultura», dice «Con altura», el último éxito de la catalana Rosalía.

Rosalía Vila Tobella, catalana de San Esteban de Sasroviras, tiene 25 años y en los dos últimos ha decidido comerse el mundo a través de su música. Con su primer disco, Los Ángeles -lo realizó en 2017 con el famoso Raül Refree- posicionó su imagen y su voz en el mundo del flamenco. Con El mal querer, que salió a la venta este 2018, decidió pisar de lleno festivales, conciertos, televisiones, desfiles de moda, entregas de premios e incluso el mercado internacional -también la polémica-. Porque ha sido con su último trabajo con el que ha dado un portazo para mezclar el flamenco de siempre con trap, sonidos reguetón y un sinfín de colaboraciones entre las que se encuentran nombres como C.Tangana o J. Balvin, el último con el que ha puesto el ritmo a «Con altura», la que es la canción del verano. Incluso, hace tan solo unos días, lanzaba un single en catalán, «F*cking Money Man (Milionària + Dio$ No$ Libre Del Dinero)» para reivindicar sus orígenes y en el que suelta perlas como «que yo sé que he nacido para ser millonaria, como si lloviera tirando los billetes por los aires» o «fucking money man, sólo quiero ver billetes de cien».

«Cuando se habla de Rosalía inmediatamente se piensa en la parte promocional, sin embargo su valor principal es que es un producto extraordinariamente relevante para un montón de gente. Lo que hace es excelente para lo que quiere comunicar», afirma Miguel Conde-Lobato, publicista y escritor. «Tiene algo que se da muy pocas veces. Es una persona ambivalente y contradictoria. Lo que quiero decir es que si te fijas en su mirada la ves frágil y a la vez extraordinariamente fuerte. Parece que se va a enamorar y cabrear a la vez. Esa ambivalencia en la mirada es algo muy complicado y la tienen muy pocas personas en el mundo de la escena. Esto le pasaba a gente como Lauren Bacall», añade.

Según el publicista y escritor, creador de la fundación Knownosters, «es una persona que tiene unas capacidades vocales interesantes y muy en boga de lo que es el mundo musical masivo actualmente, que es una mezcla de todo, rap, trap... y rítmicos. Esto es algo que es excelente». Además, hace hincapié en la estética de la joven catalana. «Si la ve alguien de Puerto Rico puede creer que es de allí, o americana... puede ser de cualquier parte del mundo que tenga esa energía latina, algo que también es muy importante. Además, dentro de su ambivalencia es capaz de ser sofisticada y divina y a la vez hiperterrenal, y eso es un don con el que se nace», sentencia.

Un gran equipo en todos los aspectos, tanto de marketing como musicalmente hablando y algo de suerte también podrían ser parte del éxito de la joven, que en su concierto de la noche de Halloween del pasado año, en plena Plaza de Colón de Madrid, logró reunir a 11.000 personas, más que cualquier concentración que se haya hecho allí por cuestiones políticas o sociales, y que cuenta con 2,5 millones de seguidores en Instagram y sus publicaciones suman de media unos 300.000 likes.


«Formarse a sí misma»

Aunque aparte del mundo de la publicidad, son muchos los profesionales del ámbito de la música que caen rendidos ante el éxito y el trabajo de Rosalía. El crítico Eduardo Viñuela tiene muy claro que el estrellato de la cantante tiene mucho más que ver con un trabajo de fondo y de años y una gran preparación. «Más allá de ser un producto-como todos los cantantes-» Viñuela asegura que «ha sabido formarse a sí misma».

«Uno de los aspectos fundamentales que tiene es haberle dado una vuelta de tuerca al flamenco y volver a actualizarlo. Este género se ha estado actualizando constantemente, lo que hace Rosalía es darle una vuelta y llevarlo a lenguajes que están más en boga en la actualidad, llevándolo a tendencias musicales donde el flamenco no había tenido presencia», dice en primera instancia para agregar que «la cuestión de Rosalía es que ha conseguido conectar con toda una generación y cómo ha sabido moverse muy bien en todas las áreas de la industria musical de hoy en día, es decir, cómo ha conjugado muy bien el aspecto de la imagen, la puesta en escena, lanzar un disco que tiene un concepto de trap, algo que están haciendo ahora artistas como Beyoncé o Madonna. Hay muchos aspectos que ella tiene muy claros y está desarrollándolos muy bien», comenta.

Y si Conde-Lobato la define como «un producto idóneo, único, que representa a mucha gente y que ha cometido un cúmulo de aciertos con temas y cambios de registros, o incluso su actuación en la gala de los Goya de este año» Viñuela da un paso más para conformarla como la artista del momento sin lugar a dudas. «Ella sacó el disco anterior, Los Ángeles, un disco muy respetado en el mundo del flamenco y que hizo que la vieran como una de las voces que iba a ser la nueva generación y de ese conocimiento y respeto dio este giro. Yo flipé, no me lo esperaba en absoluto», dice entre risas y añade que «está en la dinámica de artistas como Beyoncé, que está trabajando su carrera con una idea muy clara, o por lo menos lo que ha hecho en este disco se ve clara la forma en la que ha hecho los vídeos, como ha usado el siglo XIV como referencia, la puesta en escena está muy medida... tienes muchos aspectos que, desde luego, apuntan al mercado internacional que es donde quiere entrar. Creo que va más allá de las fronteras de España».

El crítico, además, asegura que cuando la vio por primera vez «en la gira que hizo con el primer disco era flamenco con Refree y salían los dos sentados en en una silla y la gira de ahora es todo lo contrario. Una coreografía, puesta en escena, manejo de la gestualidad... manejo de los movimientos, pausas y miradas... pensé que iba a ser una artista con una línea más clásica y en mayo de 2018 rompió todos los esquemas, a mí incluido». Apuntando alto y con miras a escenarios como Coachella o Los Ángeles, Viñuela no se atreve a decir que sea la artista más valiosa de España pero sí comenta que «es interesante que esté involucrada en todos los aspectos de su carrera. Toma las decisiones sobre los espectáculos, los discos, su imagen, compone, produce... que tiene además una formación musical muy importante, El mal querer fue su trabajo de fin de grado en la Escuela de Música de Cataluña. Lo que me congratula es que una tipa muy joven pero con las cosas muy claras y mucho conocimiento de lo que está haciendo».

Y si ambos especialistas tienen que pensar en el futuro de la joven catalana lo tienen bastante claro. «Va a ser una estrella con un recorrido muy largo. No es cosa de un año o dos. Ha vendido el aire aflamencado a una generación que lo desconocía», sentencia Conde- Lobato. «El futuro es impredecible, pero sí que parece que le queda mucho por explorar. Hasta el momento no se ha quedado quieta. Su talento, innovación y conciencia creo que le auguran un buen futuro», remata Viñuela.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

MO YAN Editorial Kailas publica 'Una carretera en obras', un relato que Mo Yan escribió en 1986 y que, junto a otras novelas como 'Sorgo Rojo' o 'Grandes pechos amplias caderas', encumbran a Moyan a la concesión del Nobel en 2012


Thomas Hardy, la visión del fatalismo | Sorderberg, el clamor y el fango | Ángeles y demonios de la dictadura de Videla | Guillermo Busutil reseña 'Mediocracia', de Alain Deneault | Harry Bosch, el héroe cotidiano