18 de agosto de 2019
18.08.2019
Estreno del verano

Érase una vez... la penúltima de Tarantino

El director de inconfundible estilo estrena «Érase una vez en... Hollywood», protagonizada por DiCaprio y Pitt, la novena película de las diez que ha prometido rodar antes de retirarse

18.08.2019 | 05:00
Samuel L. Jackson, en Los Odiosos Ocho.

Filmografía

  • Reservoir Dogs (1992)
    El debut de Tarantino, aunque antes ya había hecho un cortometraje. Grabada con 1 millón de dólares y en 35 días, está considerada por varias revistas especializadas como un clásico de culto y una de las mejores películas «indies» de siempre.
  • Pulp Fiction (1994)
    Esta historia, una mezcla de ironía y violencia, es su obra capital. Como curiosidad: «You Never Can Tell», de Chuck Berry, que suena durante la escena del baile entre John Travolta y Uma Thurman, la escuchaba la madre de Tarantino estando embarazada.
  • Jackie Brown (1997)
    Quentin había pensado en Paul Newman para el personaje principal, pero la cinta la acabó protagonizando Robert Foster. Su estilo es curioso, menos violento y sangriento de lo habitual, una directriz casi común en toda las películas de Tarantino.
  • Kill Bill: volumen 1 y 2 (2003 y 2004)
    Una película en dos pases, porque hacerlo en uno solo sería excesivo, por duración (4 horas) y litros de sangre. Probablemente su trabajo más ambicioso: mezcla el western, el noir, el anime y el cine de artes marciales.
  • Death Proof (2007)
    Una de las dos partes del díptico «Grindhouse» que escribió con Robert Rodríguez. La crítica la sitúa como la más débil de su filmografía. Él responde: «Debe ser la peor, pero para una que hice con la mano izquieda, ¿no está tan mal, no?
  • Malditos Bastardos (2009)
    Cinta bélica, contextualizada en la II Guerra Mundial y con Francia ocupada por los nazis. Se trata de la primera colaboración entre Tarantino y Christoph Waltz. Por actuaciones como la suya en Cannes recibió una ovación de 11 minutos.
  • Django Desencadenado (2012)
    La trama generó controversia por la forma de abordar temas como el racismo o la esclavitud. Pese a todo, levantó el Óscar a mejor guion original. La película volvió a contar con uno de sus actores fetiche: Samuel L. Jackson.
  • Los odiosos ocho (2015)
    Debe su nombre a ser su octavo filme. Su estructura es teatral, porque todo sucede en una cabaña. Esta vez, Quentin sorprende más si cabe explotando sus dotes como narrador. La BSO está compuesta por Ennio Morricone.

Ya no es fácil aportar nuevas ideas. No lo es, al menos, que triunfen en los despachos y salgan a la luz. En general y en la industria del cine en particular. En el calendario de grandes estrenos de este verano, Érase una vez en... Hollywood es el único título original –en este caso, entiéndase original como primitivo, inédito–. Sin ir más lejos, su planteamiento inicial surgió hace seis años y su maduración tuvo lugar hasta los meses previos de su grabación.

La penúltima de Tarantino, como él mismo presume, no está basada en un libro ni en un cómic, no habla de superhéroes, no narra la vida de ningún cantante, y tampoco es una secuela, un remake o una versión en acción real de un clásico de dibujos de Disney. Es una excepción, en definitiva. En Érase una vez en... Hollywood Tarantino mira al pasado y se centra en el panorama cambiante de la meca del cine estadounidense a finales de los años sesenta. Un contexto no demasiado distante al actual, por lo menos en el fondo. Desde luego, 1969 pasó a la historia como el año en el que el hombre pisó la Luna, pero también como el año en que el público rompió con el viejo Hollywood para abrirle la puerta de sus casas a la televisión, de la misma forma que hoy entran y se hacen hueco en el sofá las distintas plataformas digitales y desaparecen las salas. Como en el caso de la última película de Almodóvar, Dolor y gloria, en la que el director manchego recupera su pasado para rodarlo, o en Roma, del mexicano Alfonso Cuarón, el Tarantino más nostálgico para su penúltimo trabajo también encuentra inspiración en el cine y en Los Ángeles de su infancia, lugar donde vive desde que tiene tres años. Érase una vez en... Hollywood es su película más personal.

En 1969 fue la primera vez que, acompañado de sus padres, pisó Hollywood. Por motivos obvios, y con apenas siete años, su vida dio un cambio a partir de ese momento. Aunque, al mismo tiempo, también lo sufrió la sociedad y la industria. Es verdad que en ese año el hombre llegó a la Luna, pero ese lapso espacio-temporal también estuvo marcado por la Guerra Fría, el ascenso al poder de Richard Nixon, la primera edición del festival de música de Woodstock, y el movimiento hippie, de amor libre, interrumpido, eso sí, por los brutales asesinatos de la Familia Manson. Entre ellos el cometido el 9 de agosto a la actriz nominada al Globo de Oro Sharon Tate, la mujer del cineasta Roman Polanski, que estaba embarazada y a escasas dos semanas de dar a luz. En ese marco se mueven los protagonistas de Érase una vez en... Hollywood.

Al final, el penúltimo trabajo de Tarantino resulta ser un homenaje a la forma de hacer cine y al modo de vida de entonces, con tremendos guiños al spaghetti western (desde el título Érase) o a figuras como Steve McQueen o Bruce Lee, entre otros. Acaba siendo, de algún modo, y en palabras de su director, la suma de toda su carrera. «Hay un poquito de todos mis filmes», admite. Aunque para ello, sin embargo, parece haber abandonado marcas clásicas de su estilo. Señales inconfundibles de corte tarantiniano.

Érase una vez en... Hollywood es su primera película tras el caso Harvey Weinstein. Por ese mismo motivo ahora es observado por sus críticos con lupa. De hecho, han sido unos cuantos los que han querido boicotear y cancelar el estreno de la película por el trato marginal y violento que reciben las mujeres en su cine, tildándolo incluso de misógino. Una postura ciertamente interesada. Un debate que él categoriza como falso, pues en toda su obra las mujeres no solo sufren la misma violencia que los hombres, sino que además luchan contra ella.

Si a lo dicho al principio de que ya no es fácil que triunfen nuevas ideas, mucho menos lo es si son provocadoras. No obstante, lo políticamente incorrecto, pese a la existencia de algunos detractores, todavía triunfa si se trata de Tarantino. La expectación que genera estreno tras estreno confirma su éxito. Su último trabajo antes de retirarse es una incógnita. «Si se me ocurre una excelente historia de terror, eso haré con mi décima película», ha dicho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

MO YAN Editorial Kailas publica 'Una carretera en obras', un relato que Mo Yan escribió en 1986 y que, junto a otras novelas como 'Sorgo Rojo' o 'Grandes pechos amplias caderas', encumbran a Moyan a la concesión del Nobel en 2012


Thomas Hardy, la visión del fatalismo | Sorderberg, el clamor y el fango | Ángeles y demonios de la dictadura de Videla | Guillermo Busutil reseña 'Mediocracia', de Alain Deneault | Harry Bosch, el héroe cotidiano