26 de octubre de 2019
26.10.2019
Exposición

Pablo Picasso y Joaquín Peinado se reencuentran en Sevilla gracias a Unicaja

La entidad organiza en su sede hispalense Encuentro en las vanguardias, un diálogo de maestro y pupilo - La exposición «puede» que llegue a Málaga

26.10.2019 | 05:00
Braulio Medel, Emilia Garrido y Rafael Valentín, en la inauguración.

La Fundación Unicaja expone en su sede de Sevilla 36 obras del «artista universal» Pablo Picasso y 45 del «genial pintor rondeño» Joaquín Peinado, que tenían una «comunión artística y una amistad irrenunciable» y de los que no se había organizado nunca una exposición conjunta.

La exposición, que estará abierta hasta el 26 de enero de 2020 e incluye obras como Los segadores, El pintor y la modelo y Retrato de Olga, presenta los cuadros como un «diálogo» entre «dos grandes artistas», que mantuvieron una relación de maestro y alumno desde que se conocieron en 1924 en París, subrayó el presidente de la Fundación Unicaja, Braulio Medel.

Pablo Picasso y Joaquín Peinado. Encuentro en las vanguardias es el título de la exposición, que coincide con el aniversario del nacimiento del «gran revolucionario del arte pictórico en el siglo XX», como define Medel a Picasso.

El comisario de la exposición, Rafael Valentín, ha explicado que el pintor rondeño, que no pudo vivir de la pintura hasta después de 1950 y sobrevivió como locutor de radio y viñetista, no es conocido porque llegó a España por primera vez en 1969 y no fue hasta la década de 1990 cuando los críticos lo recuperan. «Estamos en ello», aseguró la responsable del museo Joaquín Peinado de Ronda, Emilia Garrido, sobre el interés por dar a conocer a uno de los pintores «elegidos» por Picasso, que ejerció como «padre espiritual» de artistas españoles de «la escuela de París».

«Este cuadro debe ser de un español, preséntamelo», fue lo que dijo Picasso cuando vio un cuadro de Peinado en París y el comienzo de una «amistad basada en el respeto y el compañerismo» entre ambos que solo acabó con la muerte del primero en 1973, tiempo en el que intercambiaron numerosa correspondencia, entre ellos felicitaciones navideñas, según el comisario de la exposición.

Una mano de Picasso pintada en un folio que pasó por debajo de la puerta de Peinado como forma de saludo, porque no pudo verlo en persona, es otra de las obras que intercambiaron.

La exposición, que «puede» que vaya a Málaga, según Medel, incluye óleos, acuarelas, dibujos y esculturas con bodegones, naturalezas muertas, retratos, tauromaquias, desnudos femeninos, figuras de animales o personajes literarios, como el cuadro de Picasso Mosquetero con pipa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook