25 de febrero de 2020
25.02.2020
Previa

ARCO: otro año sin galerías malagueñas

La más popular feria de arte contemporáneo lleva desde el 2014 sin contar con representación de nuestra provincia

25.02.2020 | 00:22
Imagen de una edición anterior de ARCO.

.Es Gallery: doblete en las ferias «paralelas»

  • El aciago panorama boquerón de ARCO no es, afortunadamente, el único. Otras ferias surgidas al amparo de la popularidad de la de Ifema sí han confiado en una galería de la Costa del Sol para sus programas: hablamos de Just Mad y Art Madrid, que han seleccionado a la marbellí .Es Gallery para sus diferentes programas, que se celebraron entre fines de febrero y primeros de marzo. «Es.Arte Gallery es una galería de arte en Marbella que apuesta por la innovación, la transparencia y la calidad artística. Tiene como objetivo impulsar el arte contemporáneo en Marbella para que se convierta en lugar de referencia de los amantes del arte», afirma Marifé Núñez, una cordobesa afincada en la Costa del Sol y responsable del establecimiento. De momento, artistas como Santiago Picatoste, Mercedes Sola, Juanjo Viota y los malagueños Antonio Yesa y José Benítez Montilla, entre otros, han confiado en Núñez e integran la cartera de artistas de .Es Gallery, la única galería de la Costa del Sol con presencia en estas semanas de frenesí artístico en la capital de España.

Comienza a ser una tradición, pero de las preocupantes: un año más, la popular cita del sector artístico, la Feria de Arte Contemporáneo de Madrid (ARCO, que mañana abre sus puertas), no cuenta con ninguna galería malagueña en sus pasillos. Y así vamos desde el 2014, cuando se interrumpió un ciclo de 15 años de participación ininterrumpida de establecimientos e instituciones de nuestra capital y provincia. Así que una edición más la realidad es ésta: la «ciudad donde habita el arte» (eslogan del Ayuntamiento de Málaga para referirse a su potente iniciativa museística) no ha colado ninguna de sus galerías entre las 209 seleccionadas por el comité de Ifema.

Ya son historia los viajes institucionales de Málaga a ARCO para presentar más o menos espectaculares stands propios en la Feria y realizar adquisiciones de piezas. La crisis económica zanjó abruptamente los presupuestos para estas iniciativas, sin que se hayan restablecido años después, con la recuperación. Pero es que las instituciones eran las principales compradoras de las galerías locales, que notaron pronto el cierre del grifo institucional. Además, ninguno de los tres locales más importantes del ramo en la Costa del Sol, JM, Isabel Hurley y Yusto/Giner han conseguido interesar al comité de la cita con sus proyectos en los últimos años. Mientras tanto, ciudades como Sevilla (con dos galerías), Valencia y Palma de Mallorca (con tres) sí cuentan con representantes; por no hablar de otras, como Badajoz (con una), como ejemplo de ciudades con menos habitantes y bastante menos destacado tejido cultural propio.

Turismo cultural

La supuesta pujanza malagueña en el ámbito artístico bien pudiera deberse exclusivamente a la inyección de dinero público en importantes proyectos expositivos y no a la existencia de una red real, en el ámbito también privado, de compra y venta de piezas contemporáneas. Porque, aseguran los expertos, una cosa es la cultura en sí misma y otra diferente el turismo cultural, ámbito éste en el que nuestra capital se ha zambullido intensamente de unos años a esta parte. Quizás la oferta artística malagueña tenga más acomodo en ferias turísticas, como la inminente ITB de Berlín que en citas más puramente artísticas como ARCO. Y de ahí quizás surja esa paradoja en la que vive instalada Málaga desde hace unos años: la ciudad de los museos apenas tiene galerías de arte, espacios de más o menos vanguardia con proyectos ambiciosos.

Los creadores malagueños acudirán a Ifema, sí, pero representados por galerías de otras ciudades: Nono Bandera, Rogelio López Cuenca, Regina de Miguel, Alfonso Albacete, Carlos Aires y Manuel Franquelo, entre otros, hace tiempo que son manejados lejos de su tierra natal. Si es que alguna vez lo fueron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook