20 de marzo de 2020
20.03.2020
La Opinión de Málaga
Cine

El Festival de Málaga plantea su nuevo calendario "ideal"

El certamen aspira a celebrar su vigésimo tercera edición, en una versión compacta, del 14 al 20 de junio

20.03.2020 | 17:08
Ambiente en una pasada edición del Festival

Fue uno de los grandes acontecimientos culturales que se cayó por la crisis del coronavirus: antes de que el Gobierno decretara el Estado de Alarma, y tres días antes de su inauguración, el Festival de Málaga decidó aplazar su vigésimo tercera edición por la "incertidumbre" en la propagación del Covid19. Ahora, el director del certamen, Juan Antonio Vigar, ha comunicado su nuevo calendario "ideal": del 14 al 20 de junio. Lo ha hecho a través de su blog, alojado en la página web del Festival, en un artículo titulado 'El espíritu de la colmena'.

Serían, por tanto, siete días de cine, tres menos de los previstos (del 13 al 22 de marzo), y en los que se "condensaría lo esencial" de la aplazada edición, continúa Vigar.

"Nuestro objetivo es hoy mantener el Festival de Málaga como espacio ideal para el encuentro del audiovisual en español y hacerlo mediante una cita más adaptada a las circunstancias, pero que, por encima de todo, sea ese lugar amable y feliz que identifica al Festival donde, una vez superadas estas difíciles circunstancias, el cine y el público se aplaudan de nuevo mutuamente, en un reencuentro espontáneo y sin matices, donde la cultura alumbre esa luz que despejará nubarrones y tormenta", argumenta el máximo responsable del certamen.

En el texto Vigar explica el aplazamiento de la edición. "Había que priorizar la realidad y primar la responsabilidad sobre los deseos, cuidar de la salud de todos por encima de los problemas organizativos y seguir apostando por la excelencia en otro tiempo más propicio", recuerda.

Y celebra que la decisión fuera aplaudida unánimemente por la comunidad del cine, esa "colmena" a la que se refiere el título del artículo: "Las muestras de apoyo y solidaridad que llegaron de todas partes -del sector, de la ciudad, del público- nos emocionaron y despertaron un lógico agradecimiento. Todos, sin excepción, entendieron la lógica de lo decidido y nos mostraron todo su apoyo. Este es el espíritu de nuestra colmena, un sector que unido, como el resto de la sociedad, afronta el daño ajeno como propio y las soluciones a los problemas como un trabajo en común. Y esto nos hizo recuperar la esperanza de que, aun en fechas distintas, el festival podría celebrarse".

Finaliza Juan Antonio Vigar trazando un paralelismo entre la situación actual del Festival y la película de Víctor Erice de la que toma prestado el título de su texto: "En aquella inolvidable película, el mundo sombrío y opresivo de unas niñas se iluminaba gracias a la inocencia de su mirada y a la fantasía del cine, el único capaz de doblegar al monstruo hasta convertirlo en recuerdo de sí mismo (...) El remedio al que aspiramos es el de soñar con un tiempo distinto y renovado, donde el bálsamo de la cultura y la medicina de la alegría amparen de nuevo el encuentro de un sector y una ciudad, ya por fin ilusionados, que juntos harán del cine una esperanza y, de esta, un estado de ánimo y una realidad".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook