12 de julio de 2020
12.07.2020
La Opinión de Málaga
Talento andaluz

'La Rubia', una artista antequerana de siete años

Con tan solo siete años, Victoria Amador 'La Rubia' deja sin palabras a todo aquel que la ve taconear sobre un escenario

12.07.2020 | 05:00
Victoria Amador muestra su arte en el programa 'Tierra de Talento' bailando por Alegrías.

El talento de Victoria no sólo lleva la marca antequerana de su pueblo o archidonesa de su profesora, Ana Pastrana, 'La Rubia' muestra en sus taconeos influencias gaditanas y granadinas, ya que también ha sido alumna en academias de Jerez y la escuela de Manolete de Granada. Fe de ello dio José Mercé al verla bailar en 'Tierra de Talento'; «cuando ha hecho lo del pelo he dicho: eso es de 'Graná'»

«Vas a ser una gran artista internacional, con eso que llevas dentro, esa forma de bailar y de sentirlo. Eso eres tú, porque lo sientes así, y eso no lo enseñan en las academias». Son las palabras que el cantaor flamenco, José Mercé, dedicó a Victoria Amador 'La Rubia' tras su actuación en el programa de televisión 'Tierra de Talento', donde la jovencísima bailaora ha logrado meterse al jurado en el bolsillo con su taconeo y pasar a semifinales.

Victoria Amador 'La Rubia' es una flamenca antequerana que con tan sólo siete años logra dejar boquiabierto a cualquiera que la vea bailar. «Ella, con lo pequeñita que es, se sube al escenario y se multiplica», comenta su padre, Francisco Javier Amador, que ha recordado como dio comienzo la corta, pero intensa carrera artística de Victoria; «la apuntamos a la escuela de flamenco de Ana Pastrana, con tres añitos empezó a bailar, al principio lo tomamos como algo extraescolar, como una opción para que la niña hiciese ejercicio, sin embargo, ya en su tercera clase, Ana nos comentó que tenía mucho desparpajo y que destacaba por su talento».

«De repente encontramos que cuando se subían vídeos de ella bailando para la academia y demás, estos tenían muchas visualizaciones, creamos un instagram para ir juntando sus videos, y empezó a tener miles de seguidores, ese fue el despegue», narra Amador, «todo el mundo le llamaba 'La Rubia', porque no es común encontrar una flamenca rubia de ojos azules. En la televisión salió un vídeo de ella en el que decían que bailaba muy bien, que era la sucesora de Lola Flores, y nos sorprendimos porque ni la madre ni yo sabíamos que estaba en la tele», añade.

Sus vídeos se extendieron como la pólvora, las redes sociales fueron la catapulta definitiva a la popularidad de Victoria , «entonces llega un momento en que el equipo de Joaquín Cortes, a través de la sala Cardamomos, se fija en ella», comenta el padre, «vieron sus vídeos y llamaron a mi mujer, le propusieron llevarla a un casting para un programa en el que le becarían para dar cursos gratis en Madrid, les enviamos un vídeo, les gusto, y ahora vamos una vez al mes a la capital para que dé los cursos».

Sin embargo, el talento de 'La Rubia' no sólo lleva la marca antequerana de su pueblo o archidonesa de su profesora de baile, Victoria muestra en sus taconeos influencias gaditanas y granadinas, puesto que también ha sido alumna en academias de Jerez y la escuela de Manolete de Granada. Fe de ello daba José Mercé tras ver su primera actuación en 'Tierra de Talento'; «cuando me ha hecho eso del pelo he dicho, ea, eso es de 'Graná', eso se lo ha enseñado Judea Maya, la hija de Manolete». Tanto él como el resto del jurado -la cantante cordobesa India Martínez, y los malagueños Carlos Álvarez (barítono) y Jesús Reina (violinista)- quedaron fascinados con los desplantes y el arte de la pequeña sobre el escenario, por lo que le otorgaron las cinco estrellas en dos ocasiones, llevándola hasta la semifinal del concurso. «Tú no tienes siete años, tú tienes una viejita dentro, esas caras y ese cuerpo bailando», dijo India Martínez cuando vio bailar a Victoria por primera vez en el talent show andaluz. Hasta el, presentador, Manu Sánchez, lanzó sus gafas al público tras su actuación «no me puedo abrir la camisa pero me rompo las gafas», confesaba aún entusiasmado por su actuación «¿qué hacemos contigo? si es que me encantas toda tú», añadía.


La niña ha confesado que deja «la mente en blanco» momentos antes de su actuación, se planta en el escenario y se crece cuando escucha la guitarra el cante por Alegrías.

La energía y el coraje de una profesional en el cuerpo de una niña de siete años que nada más empezar ha cautivado a toda España con sus taconeos y que promete seguir ofreciendo unos bailes llenos de pasión y desparpajo, puesto que su meta para el futuro es «ser profesora de niños pequeños por las mañanas, pero bailaora por las tardes».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook