23 de noviembre de 2020
23.11.2020
La Opinión de Málaga
Entrevista

Javier Fesser: «Nunca me he sentido identificado con el concepto de comedia española»

Después de hacer historia con Campeones, Javier Fesser regresa a sus inicios, al surrealismo, al lenguaje visual heredado del cómic, al gag puro y a los personajes entrañables que nos hacen gracia a través de sus desgracias. Historias lamentables se ha estrenado en Amazon Prime Video España

22.11.2020 | 22:27
El realizador Javier Fesser, la semana pasada en Madrid.

La película debía haberse estrenado en el Festival de Málaga pero el retraso de la edición por la pandemia trastocó los planes

¿Cómo surge Historias lamentables?
Haciendo una mudanza me encontré con un guion del año 86 que había escrito con 22 años. Ya no me acordaba de él. Lo volví a leer y me produjo un poco de sonrojo. Pero me hizo pensar en la inocencia que tenía cuando lo hice, de esa chispa que tienes cuando todo está por aprender y no tienes miedo a meter la pata.

Quiere volver a sus inicios.
Sí, porque en los últimos tiempos le había dado más importancia a lo que estaba ocurriendo en las películas y no tanto en la forma de contarlo. Y en Historias lamentables he tenido la oportunidad de trabajar tanto el guion, la historia y los personajes, como el aspecto visual y técnico.

Me da la sensación de que es una película más traviesa e incómoda que las anteriores.
Creo que sigue siendo una película muy familiar. Pero sí que es cierto que hemos mantenido esa mirada más gamberra y desinhibida del guion original.

Es una película que nos enfrenta a nuestras miserias como sociedad, a nuestra hipocresía.
Tiene una galería de personajes que arrastran muchos fracasos. Pero es que yo me miro a mí mismo y a la gente que me rodea, y todos estamos llenos de imperfecciones. Y es eso lo que nos hace aprender, porque los éxitos enseñan poco. La apuesta de la película es que, en lugar de disimular y tapar todas estas miserias, las pongamos en evidencia para quitarles gravedad. Vivimos en una sociedad que castiga el error y el fracaso, que solo entiende de éxitos. Y todo eso me molesta. Yo acumulo cada día una colección de pequeños, medianos y grandes errores, pero esos errores tienen más que ver con lo que soy en realidad, que cuando las cosas me salen bien.

Eso lo dice uno de los directores más taquilleros de la historia del cine español.
Para mí el éxito de Campeones es que la película haya cambiado la mirada de ciertos espectadores hacia el colectivo de las personas con discapacidad intelectual. Yo, a partir de ahora, ya integro de forma natural todo eso en mi vida. En Historias lamentables hay tres actores de Campeones y no están por su discapacidad, sino por su capacidad. Cuando me pongo a escribir, en mi pequeño mundo ahora habitan personas que antes no tenía en cuenta. Pero sobre lo que comentas, te diré que uno nunca puede planear que una película te de tantas satisfacciones, porque si lo planificas, no lo logras.

La comedia española sufre cierto grado de estancamiento. Demasiados remakes de películas foráneas. ¿Dónde está el humor con pedigrí?
Lo que pasa es que nunca me he sentido identificado con el concepto de comedia española. En realidad, no me gustan las etiquetas y no veo mis películas en el mismo casillero que otras. Para mí la diferencia estriba en que el humor no es para mí un objetivo. No es el fin, es más una consecuencia.

¿Qué quería tocar en el filme?
Las historias que se reflejan a priori no tienen ninguna gracia. Padres que necesitan admirar a su hijo, hijos que necesitan el reconocimiento de su padre, hombres que quedan marcados por el bullying que sufrieron durante su infancia, historias de soledad... La película aprovecha ese paisaje tan lamentable para llevar al límite a los personajes y verlos explotar. Pero como en el fondo los quiero, al final hay un poco de esperanza.

¿Cómo cree que se han tomado los distribuidores que la película se estrene directamente en Amazon Prime Video España?
Hemos tomado la iniciativa y hemos decidido que la película salga a la luz ya.

¿Qué futuro tienen las salas?
Es el momento de explorar nuevos caminos. Estoy seguro de que las dos formas de distribución no solo no van a ser competencia, sino que se pueden potenciar la una a la otra. Al final, en lo único que tenemos que trabajar los que hacemos las películas es en hacer historias que lleguen e interesen al público.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook