Un sello de producción sostenible certificará las buenas prácticas medioambientales de las empresas que desarrollen en Málaga sus trabajos audiovisuales, y pretende convertir a esta ciudad en referente y concienciar a las empresas del sector sobre la necesidad de proteger el entorno.

Para la concesión de este sello, la Málaga Film Office, oficina de rodajes de la ciudad, ofrece a las producciones audiovisuales una guía para que pongan en marcha procedimientos que se ajusten a criterios de sostenibilidad, ha informado este miércoles el Ayuntamiento en un comunicado.

La información que se facilitará incluye una guía para una producción sostenible y los "diez mandamientos"; una calculadora de la huella de carbono desarrollada en Málaga que debe tener en cuenta toda producción; los puntos limpios cercanos a la localización del rodaje, y proveedores sostenibles certificados previamente.

Con los datos que ofrezcan las producciones audiovisuales sobre el trabajo que van a realizar, se elaborará un informe en el que les indicará las mejoras o las alternativas que les acercan a la sostenibilidad, y la aplicación de estas medidas permitirá la entrega del sello con el Certificado de Producción Sostenible.

Las medidas comienzan desde la fase de preproducción, cuando van desde la búsqueda de proveedores responsables desde el punto de vista medioambiental y la comunicación a todo el equipo implicado del objetivo sostenible a la planificación del trabajo teniendo en cuenta la huella de carbono.

Mientras, en la fase de producción se tienen en cuenta las medidas para el correcto uso de residuos, la reducción de emisiones de carbono, el ahorro de agua, la movilidad sostenible o el uso de materiales y en la fase de postproducción, el ahorro de energía la comunicación eficiente o el cálculo de la huella de carbono.