El confinamiento estricto supuso una debacle absoluta del ámbito cultural. Pero lo cierto es que también muchos creadores aprovecharon el parón laboral para, desde su casa, sin distracciones, pisar el acelerador creativo; bastantes, además, se empeñaron en contrarrestar la soledad impuesta pero necesaria de aquellos meses con proyectos comunitarios y colectivos a través de las nuevas tecnologías de la comunicación. Hablamos, por ejemplo, de Intermezzo, la alianza de una decena larga de productores y DJs de música electrónica, diseñadores web, ilustradores y videocreadores de nuestro país, y que el 21 de este mes lanza la cosecha de un trabajo conjunto y libre de egos, un disco titulado muy apropiadamente Hope (Esperanza, en inglés). Los músicos malagueños M.E.M.O., G. Zamora y Thimble son parte del equipo.M.E.M.O. tenía por delante un ilusionante 2020

, incluyendo una muy esperada gira por Latinoamérica. Pero la irrupción de la pandemia zanjó todos los planes del productor y DJ precisamente «en un momento de subida exponencial» de su carrera. Todo un «jarro de agua fría» que Anselmo Alarcón (su nombre real) convirtió en «un proceso de reflexión total», gracias al que llegó a una conclusion: necesitaba seguir creando y «más que nunca desde el corazón y la libertad creativa». Y también entre amigos. «En marzo del 2020, durante la cuarentena, algunos de los chicos del grupo, que ya nos conocíamos de antes, decidimos reunirnos a través de videollamadas. Al menos, en esos momentos tan difíciles podríamos tener la oportunidad de charlar, seguir haciendo música y disfrutar de unos buenos momentos con viejos y nuevos amigos. Después de un mes trabajando y soñando todos los días juntos, nos convertimos en un equipo increíble y casi en una familia», recuerda M.E.M.O. Y todos, bajo un mismo leit motiv: «Las ganas de investigar de forma común y de hacer piña apartando los egos y dejando libertad total a la creatividad sin ningún patrón establecido».

Esperanza

Todos unidos, además, por la esperanza a la que alude el título del disco colectivo y que es lo primero que no debe perderse: «Ése es el concepto bajo el que cada uno propuso su propia visión», dice Alarcón, convencido de que el arte es «la única manera de mantener una sociedad sana y optimista hoy más que nunca». Así, sin presiones individuales, con ilusión, estos meses de «charlas, risas y creatividad» han reforzado aún más los vínculos personales de los integrantes a través de la colaboración y la admiración mutua. Así que ahora Adrián Román, Animal Picnic, Clemente, David Granha, David Medina, Enai, Scoom Legacy, Yamil y los malagueños G. Zamora, M.E.M.O. y Thimble (más las colaboraciones de Adriana Muntané, Íñigo Otaola, Jesús Marino, Locati, Martin Herrs, Nair, Odagled, Txarlie y Uve) constituyen una verdadera panda creativa.

Y Hope es el retrato audio de esas sesiones libres y abiertas, un repertorio de música electrónica relajada, luminosa y emocional para disfrutarse «con auriculares y los ojos cerrados». Lo solicitan así sus creadores porque los tracks están diseñados para el formato binaural, esa tridimensionalidad sónica que busca envolver al oyente. «Durante el confinamiento, supongo que debido a que la gente empezó a escuchar más música en casa y con cascos, volvió a hablarse de la tecnología comúnmente llamada música en 8D. Y como todos los de Intermezzo somos muy freaks y estamos siempre en plena búsqueda artística decidimos lanzar el disco en este formato tan peculiar y asombroso», explica M.E.M.O.

Material nuevo

La de Intermezzo no fue la única tarea realizada por Anselmo Alarcón durante el provechoso confinamiento: dice tener «mucho material nuevo» que verá la luz a lo largo de este año. Pero, claro, no puede dejar de desear con todas sus fuerzas que el mundo regrese a la normalidad de toda la vida de este malagueño, a sus sesiones por todo el mundo, a las largas esperas en aeropuertos, a ver las caras emocionadas y eufóricas de quienes bailan su música: «Tengo hasta los dedos de los pies cruzados para volver a girar pronto por el mundo con mi mensaje musical». Él tiene esperanza.