¿Cómo siente que ha cambiado la música en la nueva época que vivimos debido a la pandemia?

¿Recuerdas a los músicos del Titanic? Pues nosotros en la actualidad somos igual, hacemos música, aunque el barco esté hundiéndose. Afortunadamente, nuestro barco no se ha hundido, cada vez hay más gente vacunada y empezamos a ver la luz al final del túnel. Sin embargo, no podemos olvidar que hemos perdido a muchas personas en el camino y, aunque aún no hemos digerido todo lo que ha ocurrido, las sensaciones han ido cambiando. Hemos aprendido a ver desde el escenario a los espectadores sonriendo tras la mascarilla, los ojos brillantes como si estuviesen bailando y, poco a poco, los convivientes han podido ver a los conciertos juntos y nos hemos ido adaptando. Creo que hemos conseguido que los oyentes se evadan durante los conciertos, olviden la pandemia, las mascarillas y todo lo que rodea a la enfermedad y, al menos durante lo que dure la actuación, no piensen en todo lo demás.

¿Piensa que lo que hemos vivido va a cambiar la forma de hacer música?

No, yo creo que lo que cambian son los usos y las costumbres. Cambiará la seguridad en la entrada o los aforos y las condiciones en las que se elaboran los conciertos. Sin embargo, ya estamos viendo cómo este verano han anunciado conciertos multitudinarios en otros países gracias a la vacunación e, incluso, pasaportes de vacunación. Yo creo que, por ello, este verano estaremos mucho más cerca de la normalidad y la música no cambiará por ello. También me gustaría añadir que la cultura no ha estado entre los sectores más valorados en la política durante la pandemia en cada país. En España no se piensa que la música sea prioritaria, y en este ámbito hay muchas familias que no han podido llegar a final de mes. No debemos olvidar que somos muchos los que formamos parte de este sector. En otros países las ayudas han sido mucho más rápidas y potentes, porque valoran la cultura más de lo que lo hacemos aquí. Los músicos nos hemos volcado durante la pandemia ofreciendo conciertos gratis en redes sociales e intentando mantener a la gente animada, pero nos hemos tenido que ayudar entre nosotros. Desde el Ministerio de Cultura no hemos recibido demasiado apoyo.

Con respecto a su próximo disco, Zenetianos, promete ser un recopilatorio de algunos de sus grandes éxitos versionados junto a artistas muy importantes de nuestro país. ¿Qué vamos a encontrar en él?

El título surge de un término que acuñó un periodista hace años, en referencia a mis seguidores. Decía que todo aquel que escucha mi música, viaja a mi planeta y ya se hace zenetiano para toda la vida. Yo tomé la palabra prestada y en eso, como dices, consiste este disco, en un recopilatorio de algunas de mis canciones que han formado parte de este mundo de Zenet durante mi trayectoria. Se trata de un disco de duetos, de colaboraciones con músicos muy conocidos, algunos muy amigos y otros a los que he tenido el placer de conocer en este proyecto, como Rozalén, Pasión Vega, Miguel Poveda o Coque Malla, entre otros artistas. Es un disco fresco, espontáneo, sin grandes producciones, solo con un instrumento base, la guitarra y un instrumento invitado, que suele ser la trompeta. Así que son mis canciones de siempre, pero inspiradas en lo vivido durante la pandemia, la sencillez de la música viva y humana, en crudo.

¿El título podría entenderse entonces como un tributo a sus fans?

Les tengo mucho cariño a mis seguidores, nunca los he olvidado durante toda mi trayectoria. No me han abandonado nunca, sobre todo lo noto ahora en las redes con los comentarios y los mensajes que recibimos. Por ello, intentamos estar muy cerca de ellos, con proyectos como la venta de discos firmados y dedicados personalmente a cada uno de mis seguidores a través de la página web. También hemos llevado a cabo un crowdfunding para financiar discos, como hicimos, por ejemplo, con el álbum Si sucede conviene. Compartimos con nuestros seguidores todo el proceso de grabación del disco de una forma muy cercana, incluso pudiendo venir al estudio para ver cómo lo hacíamos de forma independiente a la gran industria.

¿Qué le diría al Zenet que estaba empezando la carrera de arte dramático, hace ya 30 años?

Utilizaría la experiencia que he conseguido con los años: que no cambie, persigue tu sueño, pero cuidado con las prisas y las exageraciones, para haber podido ahorrarme algún que otro susto. Si pudiera aconsejarle algo a la gente joven, es que luche por conseguir sus metas, por sus sueños, y que nunca le convenzan de lo contrario.