Exposición

Rafa Macarrón despliega su cosmos de influencias artísticas en el CAC Málaga

La muestra está compuesta por quince obras, diez lienzos, un políptico formado por cincuenta dibujos y cuatro esculturas de bronce de gran formato

Una imagen de la exposición, inaugurada ayer. | L.O.

Una imagen de la exposición, inaugurada ayer. | L.O. / efe. málaga

EFE

El artista madrileño Rafa Macarrón despliega su particular cosmos de personajes, poblado de variadas influencias artísticas, en su primera exposición individual en un museo, que se inauguró ayer en el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Málaga.

Después de haber recibido el respaldo de galerías internacionales en los últimos años, Macarrón ha vivido como uno de los «momentos más importantes» de su vida la preparación de esta primera muestra en un museo, «en un momento tan malo como el que hemos vivido con la covid», afirmó en la presentación.

En estas piezas creadas expresamente para la exposición ha optado por prescindir del color en obras en las que ha «jugado a fusionar el espacio con la figura», con el objetivo de que el cuadro «funcionase casi como una escultura».

Además de esos cuadros, llaman la atención sus grandes esculturas de bronce, con las que el espectador puede interactuar, y que representan perros.

«Uno de los momentos buenos del día para mí es el del paseo con el perro, ir al campo, ver atardecer o amanecer, porque es el momento de análisis del día. La mirada de un perro me transmite mucho», explicó Macarrón.

Entre las numerosas influencias que se observan en sus creaciones, destaca la de Picasso, que Macarrón admite, porque el artista malagueño está presente en él desde su infancia.

«En un viaje a París cuando tenía 4 o 5 años, entré en el Museo Picasso, y después me puse a dibujar como un loco. También me llevaron a Montparnasse, y al ver a esas señoras me sedujeron y empecé a pintar esas uñas», explicó el artista.

Precisamente, las manos es uno de los elementos que cobran más protagonismo en sus personajes, porque Macarrón sostiene que «donde más expresión tiene el ser humano es en los ojos y en las manos», y cuando consigue pintar una mano «con expresividad» le «seduce mucho».

Sobre la diversidad de técnicas y materiales que emplea, precisó que el denominador común es que «el que use, se tiene que notar», y por ejemplo apunta que con el lino quiere «dejar respirar la pintura y que se transparente», mientras que el papel y la pasta de papel lo usa «para poder trabajar con el lápiz y hacer un homenaje al dibujo».

«Lo más importante que ha pasado en mi carrera es estar en un museo con esta exposición. Se pierden muchos miedos y es un reto»,resaltó Macarrón.

Por su parte, el comisario de la exposición, Fernando Francés, afirmó que Macarrón es «un artista reconocido internacionalmente, que funciona muy bien en los mercados internacionales, y sin embargo el agente museo, ese sector del beneplácito, que da el plácet a un artista, aún debe esforzarse para situarle donde se merece».

Según Francés, es «un artista autobiográfico muy confesional, nacido en una familia en la que, desde niño, convivió con el mundo del arte español y eso, lejos de crear un artista autodidacta por no pasar por la facultad, le convirtió en un artista sumamente académico, que no es solo pasar por la academia, sino conocer el arte que nos ha llevado hasta donde estamos en este momento».