Después de repasar la filmografía de Andrei Tarkovski, la Filmoteca del Cine Albéniz rescata a otros dos titanes de la historia del cine: John Cassavetes y John Ford, dos auténticos originales, creadores, desde sus perspectivas singulares e intransferibles, de películas icónicas y, sobre todo, de formas de ver el mundo y sus historias. Serán en total diez citas imprescindibles para los más cinéfilos, distribuidas entre el 10 de abril y el 9 de mayo.

"Las películas son una hoja de ruta para atravesar terrenos emocionales e intelectuales y ofrecer una solución para ahorrarnos dolor". Palabras de Cassavetes, el "pionero del cine indie americano", tal y como reza el ciclo programado por el Albéniz. El cine de este actor y director, basado en el rastreo empático y casi obsesivo de los sentimientos y las vulnerabilidades del ser humano, sigue siendo hoy, tantos años después, una ventana humilde pero definitiva hacia nosotros mismos y nuestras aristas más complicadas. Un cine, confesó el autor, que se atrevió a fracasar para intentar expresarlo todo. Ayudó, decisivamente, el rostro de Gena Rowlands, la esposa del realizador y musa de buena parte de su filmografía (además de los versos de la inmortal canción de American Music Club: "El mundo se mantiene unido por el viento/Que atraviesa el cabello de Gena Rowlands). Éstas son las proyecciones programadas: 

10 de abril: 'Sombras' ('Shadows', 1959).

17 de abril: 'Rostros' ('Faces', 1968).

24 de abril: 'Una mujer bajo la influencia' ('A woman under the influence', 1974).

1 de mayo: 'El asesino de un corredor de apuestas chino' ('Killing of a chinese bookie', 1976).

8 de mayo: 'Noche de estreno' ('Opening night', 1977).

Y luego está John Ford, el narrador recio, potente y económico por excelencia. "Dirigir no es un arte, tampoco un misterio; lo principal es dedicarte a fotografiar los ojos de la gente", dijo. Sus películas siguen ahí, perfectos antídotos contra el esnobismo y las ganas de epatar de tanto supuesto autor venido a más por la crítica menos exigente; ejemplos de ese "cine franco, simple y directo" que le gustaba a Ford como espectador y director. La lista de los filmes incluidos en el ciclo del templo cinematográfico municipal es una auténtica celebración, un menú depurativo para eliminar tantas toxinas y grasas saturadas de la narración actual. 

11 de abril: La diligencia (Stagecoach, 1939).

18 de abril: Pasión de los fuertes (My Darling Clementine, 1946).

25 de abril: El hombre tranquilo (The Quiet Man, 1952).

2 de mayo: El hombre que mató a Liberty Valance (The Man who Shot Liberty Valance, 1962).

9 de mayo: La taberna del irlandés (Donovan’s Reef, 1963).