El músico malagueño se ha plantado en la puerta del Ayuntamiento de Málaga a las 6 de la mañana para inciciar la huelga de hambre que ayer anunciaba en sus redes sociales. Con el objetivo de reivindicar la situación 'insostenible' por la que está pasando este sector de la música en directo, Mario Salazar Rubio no piensa dar un paso atrás y pretende continuar con esta actitud hasta que no se le presente una solución.

El lema que ha utilizado para mostrar su descontento y cansancio con toda esta situación ha sido: ' La música en directo es riqueza cultural para nuestra ciudad. Necesitamos que nos dejen trabajar'. Esta pancarta la ha situado al lado de donde se encuentra sentado con el objetivo de difundir entre la población malagueña las restricciones que están viviendo todos estos profesionales.

Como bien indicaba ayer, cuenta con el apoyo de muchos de los músicos de Málaga. Algunos de ellos ya se han acercado para ofrecerle su apoyo y lucha contra estas restricciones exhaustivas que ya se llevan observando desde hace mucho años, pero que desde la llegada de la pandemia han incrementado.

Este fin de semana Mario tenía programados dos eventos en el restaurante Dalí con cerca de 400 entradas vendidas, pero finalmente le han obligado a cancelarlos ya que necesitan otra documentación que les tardará en llegar unos 15 ó 20 días. “No recibimos ninguna notificación. Se presentó la policía en la puerta del restaurante diciéndonos que como vieran a alguien cantar, nos multarían”, se lamenta Mario Salazar. Esta ha sido la gota que ha colmado el vaso para este profesional que lleva dedicándose a la música desde pequeño y que está viendo como cada vez encuentra más dificultades en su camino especialmente en la ciudad malagueña.  

La concejala delegada del Área de Comercio, Gestión de Vía Pública y Fomento de la Actividad Empresarial, Elisa Pérez de Siles, asegura que el Consistorio no recibió solicitud de autorización de ambas actuaciones en directo. Además, asegura sobre tener que solicitar el permiso con 15 días de antelación que "es necesario por si se tuviese algo que subsanar y se le tuviera que dar un plazo para aportar algún documento que faltara". Pérez de Siles, que se ha puesto en contacto con Mario para conocer los motivos de su huelga de hambre, asevera que el Ayuntamiento "se acoge al Decreto 155 de la Junta de Andalucía para las actuaciones de pequeño formato para ayudar a la dinamización de bares y restaurantes y ofrecer oportunidades también al sector de la Cultura". "Pero hay que hacerlo con garantías para no dañar al interés general", matiza.

El músico acompañado de algunos de sus compañeros Álex Zea