La sala de exposiciones del Rectorado acoge hasta el próximo 14 de mayo la muestra 'Memoria de Luz sólida', en la que el artista plástico y escultor Jesús Marín, profesor titular de Escultura de la Universidad de Málaga, presenta los trabajos realizados en torno al Trapiche del Prado de Marbella, un enclave preindustrial con actividad desde el s. XVII hasta el XX.

La exposición, comisariada por el también profesor Iván de la Torre, estará abierta al público de 10.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 20.00 horas de lunes a sábado, siendo la visita gratuita.

En concreto, se trata del resultado del proyecto de investigación titulado 'La Escultura como interfaz histórico de luz sólida', que ha desarrollado con la ayuda concedida en el año 2018 por el Plan Propio de Investigación y Transferencia de esta universidad, en su subprograma B.3 'Ayudas para el fomento de proyectos de investigación en Ciencias Sociales y Jurídicas, Humanidades, Arquitectura y Bellas Artes', el cual fue evaluado positivamente por la Dirección de Evaluación y Acreditación de la Agencia Andaluza del Conocimiento (DEVA).

El asunto central del proyecto de investigación artística es la proyección de lo humano en su dimensión histórico-social sobre el territorio y los restos dejados, que se evidencia a través de la obra realizada y que entronca con la trayectoria artística del autor.

Las obras de la muestra son la cristalización de las líneas de investigación del autor: esculturas, una instalación site-specific, fotografías (luminofotocinéticas) y una serie pictórica.

Con la instalación site-specific 'Rayo metálico de luz del mediodía' y la escultura modular y de gran tamaño 'Doble liminaridad sólida' se representa sólidamente el cuerpo etéreo del haz luminoso concreto de una fecha determinada y en un lugar específico. Estas piezas son la solidificación de esos rayos solares que sucedieron en un momento histórico relevante para el lugar en donde se sitúa el trabajo.

El hilo conductor o línea argumental que sustenta la narratividad del conjunto escultórico es precisamente el hecho histórico solidificado gracias a la capacidad metafórica del haz lumínico y al lenguaje escultórico, que es el medio plástico para la representación de la trama conceptual.

Por otro lado, la serie fotográfica 'Espacios disponibles', las luminofotocinéticas --luz en movimiento documentado mediante fotografía en exposición prolongada, concepto determinado en la tesis doctoral del autor 'La captura de la luz en movimiento como medio escultórico'-- utiliza los restos ruinosos del enclave histórico del Trapiche del Prado como escenario en donde se desarrollan estas acciones lumínicas y que sirven para evidenciar los conceptos en crisis de nuestra contemporaneidad.

Por último, en la serie pictórica 'Liminaridad' se aborda esta problemática plasmada en las fotografías además de reubicarlas en el lenguaje plástico desarrollado mediante los materiales y formas escultóricas. Se erige, por tanto, en un nexo de unión entre las dos líneas de trabajo anteriores, configurando el relato plástico de la muestra.