La soprano Ainhoa Arteta (Tolosa, Guipúzcoa, 1964) ha revelado que sufre una inflamación venosa, consecuencia de la Covid-19 que pasó hace unos meses y que le obliga a desplazarse con muletas o en silla de ruedas para evitar esfuerzos.

La cantante subió el pasado lunes a su cuenta de Instagram un vídeo en el que se la ve desplazándose en silla de ruedas por el aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid.

En un vídeo posterior explica que sufre una secuela de la covid-19 que pasó hace meses: «Un edema, se me han inflamado las venas dentro de las rótulas».

«Este bicho te da sorpresas y, cuando parece que ha pasado todo, te deja como a mí el otro día sin poder andar», señala Ainhoa Arteta.

Los médicos, añade, le han aconsejado reposo y que evite caminar, por lo que emplea muletas o una silla de ruedas, pero sigue con sus conciertos: «Salgo a cantar tiesa».

«No es nada grave, pero no es nada agradable», asegura la soprano, quien espera que esta secuela «no haya venido para quedarse».

Su último concierto ofrecido hasta la fecha, el pasado sábado 24 de abril, en el Nuevo Teatro Viejo de Arucas de las Palmas, fue todo un éxito, con todas las entradas agotadas.