¿Qué hacer si eres un creativo y debes encerrarte en casa para no contagiarte del coronavirus? Sencillo: seguir creando. El diseñador gráfico malagueño Modesto García (@modesto_garcia, en Twitter, su base de operaciones) se sacó de la manga en pleno confinamiento, el año pasado, una aventura que ahora llega al papel: el ganador de la primera edición de la #FeriaDelHilo de Twitter lanzó #CrimenesIlustrados, una interesante campaña en la que García propone a sus seguidores crímenes ficticios para que encuentren al asesino. Pues aquel proyecto se convertirá el 20 de mayo en un libro, de la mano de uno de los sellos punteros, Plaza & Janés.

García, siempre empeñado en demostrar los usos creativos de las redes sociales, se alió con el ilustrador Javi de Castro para sacar al Sherlock Holmes o al Hercules Poirot que llevamos dentro. La primera entrega nos mostraba la escena de una muerte. «¿Se suicidó o fue asesinado?», se nos preguntaba. En el dibujo, las pistas y los indicios para resolver el caso. «Es un género que no he inventado yo, lo que pasa es que sí era una cosa siempre muy muy sencilla, de uno o dos pasos y, sobre todo, que no era interactiva. Entonces se me ocurrió hacer esa versión, pero mucho más compleja, con muchos más pasos a los que llegar, con más conclusiones a las que llegar, y, sobre todo, con la innovación de la interactividad», comentó el malagueño a la revista Yorokobu. 

Inventiva, imaginación y originalidad son las claves del éxito de estas historias, que no se narran de forma lineal sino que es el lector el que debe completar el puzzle demostrando sus aptitudes deductivas. Desde suicidios sospechosos hasta cruentos homicidios, disputas familiares por herencias millonarias, crímenes pasionales, identidades ocultas, secretos mortales y misterios por desvelar, el lector tendrá que resolver doce casos diferentes (atención, algunos son inéditos, no presentados en el hilo de Twitter o en la app de móvil que se ideó tras el éxito en la red de microblogging) valiéndose de su perspicacia y observación.

La cuarentena fue uno de los culpables detrás de #CrímenesIlustrados. Para Modesto era un proyecto asumible en lo logístico y humano (sólo se necesitaba su idea y a un ilustrador, con el que trabajar a distancia) y muy apropiado para aquellas jornadas de confinamiento: y es que ahora, abandonadas las prisas y las presiones de la cotidianidad, ¿a quién no le apetecía desenmadejar una trama detectivesca, quién no tiene ahora tiempo y disposición para obsesionarse con una ficción ajena a las realidades acuciantes? Pues ahora también se puede hacer en un formato más convencional pero igual o más de atractivo, el de un libro. El primero de Modesto García. No será el último.