El Contenedor cultural de la UMA acoge una exposición sobre la vida y la dignidad en el barrio de los Asperones. Un reportaje fotográfico de la mano de Paco Negre, que tiene como objetivo denunciar de manera gráfica la marginalidad, el aislamiento social y la dignidad humana de la vida en una gueto del siglo XXI, y mostrar que a pesar de todo la dignidad de sus residentes no está olvidada. 

Hay lugares transitorios y deslocalizados. Sin identidad, constituidos bajo premisas muy particulares que se convierten en la residencia habitual de muchas personas  que terminan desarrollando su vida en unas  condiciones precarias, infrahumanas y excluidas socialmente. A tan solo trescientos metros del campus universitario, se encuentra la barriada de los Asperones, un gueto del siglo XXI. 

Y aunque no tiene una valla que lo aísle del resto de la ciudad, está cercado físicamente por distintas construcciones, hacia el oeste por las cocheras del Metro de Málaga, al norte por el garaje de la empresa municipal de limpieza y al este por múltiples depósitos de chatarra. Y a esta marginalidad  territorial, se le suman otras muchas de tipo social, étnica, cultural y económica que lo convierten en un auténtico gueto gitano.

Lo que comenzó como un traslado provisional hace treinta años, se ha convertido en una situación duradera, donde más de mil personas, de etnia gitana, siguen viviendo allí en unas condiciones tercermundistas. Pero, aunque posiblemente hayan perdido su condición como ciudadanos, no han perdido su dignidad como humanos.

Los Asperones: la dignidad olvidada, es un proyecto que comenzó Negre, en diciembre de 2017. Lo que en un principio empezó como un reportaje sobre el barrio, donde Negre conoció a los sus vecinos, se interesó por sus problemas, visitó sus casas y los retrató en su ambiente; acabó siendo un reportaje más cercano, ya que decidió cambiar el rumbo de su estudio y enfocarlo a la dignidad de los residentes de la barriada. 

La exhibición se divide en dos partes: una es retrato en ambiente, donde se recoge el día a día de las familias, sus viviendas o sus pasatiempos. La segunda parte son retratos fotograficos hechos sobre un fondo negro, una mirada más intima, mostrando únicamente sus figuras, despojándolas de cualquier otro estigma social, donde solo quedan sus historias y dignidad. 

Pedro Heredia Santiago Paco Negre

La realización de este trabajo surge de la propuesta que le hizo Gabriel Leal Salazar, delegado de Cáritas en Málaga a Negre, "para que pusiera mi objetivo sobre el barrio": "Este trabajo ha sido posible realizarlo gracias al apoyo recibido por Francisco Velasco Fano, director del colegio María de la O, así como los trabajadores y voluntarios sociales de Incide, Mies y otras ONGs sin cuya actividad, la vida en los Asperones, sería aún más penosa", asegura el fotógrafo. 

La portada la protagoniza Ángela Rodriguez Rodriguez, una chica albina de muchas de las familias que residen allí.  A través de las imágenes, Paco Negre alza la voz en contra de la situación de desamparo,  exclusión y pobreza en la que se vive en este  lugar, con la intención de remover conciencias no-lugar llamado Asperones, y a algunas de  las personas y familias que allí viven: Los  Heredia, Barranco, Amador, Rodríguez, Ortega,  Santiago, Utrera, etc, que a pesar de la miseria  y su pobreza, nos cuentan historias de vida a  través del lenguaje propio del fotógrafo, con maestría y acierto, con sensibilidad y valentía.  

Paco Negre espera que su reportaje suscite debate, reflexión y mira de frente el  problema y espera que nos haga pensar, tanto a la sociedad como a las instituciones sobre esta situación: "Lo mínimo que esperamos es que se hable del problema.  El deseo de todos ellos es salir del barrio, cambiar su situación", afirma.

La exposición abre sus puertas al público el 20 de mayo y estará hasta el 21 de junio de 2021.