La prosa elegante, poética y soñadora del escritor Kepa Murua (Zarautz, 1962) le va como un guante o más bien como un traje de noche a un personaje tan discreto, callado y distinguido como el modisto Cristóbal Balenciaga (Guetaria, 1895-Jávea-1972).

En 'Elegancia', que acaba de publicar la editorial Menoscuarto, Kepa Murua nos ofrece la vida novelada de su brillante paisano vasco, un reto que se aparta de la biografía para convertirse con acierto en una hermosa semblanza literaria que sigue los pasos del hijo de un modesto pescador y de una costurera que, con el tiempo, se convertiría en uno de los más famosos modistos del siglo XX, a la misma altura que sus contemporáneos Christian Dior y Coco Chanel.

Seguir los pasos a alguien que concedió tan pocas entrevistas y que siempre huyó de los focos lo solventa el autor con una inmersión en la rica vida interior de Balenciaga, mediante una novela de múltiples puntos de vista en la que participan desde el narrador omnisciente hasta el propio modisto en primera persona o su discípulo Emanuel Ungaro -en la novela sólo se menciona su nombre de pila-.

En 'Elegancia' asistimos al ascenso de un genio discreto, calificado en la capital francesa como 'el Picasso de la moda', que pasó de confeccionar un traje a la marquesa de su pueblecito natal a vestir a reinas y princesas. Nada sobra en ese libro bello e intimista que parece explorar el silencio, sólo roto por el ruido de unas agujas o unas tijeras o cuando el maestro realza un vestido con una mano mientras con la otra sostiene un cigarrillo.

Kepa Murua no sólo ha retratado de forma magistral al modisto español más afamado de la historia, también nos ofrece una conmovedora reflexión sobre la belleza y los pequeños detalles de la existencia en esta novela que va a la par con las creaciones de Balenciaga y resulta hermosa y elegante.

Portada de la obra.