El domingo hizo una función de teatro en Logroño (sigue de gira con Principiantes, de Andrés Lima, con la que pasó hace unas semanas por el Teatro Cervantes), después se fue a Bilbao y desde allí ha cogido un avión para poder estar en el Festival de Málaga para presentar El sustituto, la película de Óscar Aibar que tiene un hueco en la Sección Oficial. Un ejemplo de lo currante que es Vicky Luengo, descubierta por el gran público por la serie Antidisturbios. No será el único paseo de la mallorquina por nuestro certamen.

Hace doblete en el Festival de Málaga.

Málaga es una ciudad que me encanta, hace dos semanas estuve aquí con una función de teatro. Para mí poder pasar cuatro días aquí es un regalo.

Vamos a hablar de El sustituto. ¿Cómo llega a este proyecto?

Yo soy amiga de Ricardo Gómez [el protagonista del filme] y me hizo saber que mi nombre se estaba barajando para protagonizarlo. Hice un casting y después me cogieron. Una de las razones más importantes de hacer esta película es que me hacía mucha ilusión trabajar con Ricardo. Y también el guión, porque soy admiradora de las cosas no dichas, que solo se dejan entrever.

Eva, su personaje, es muy importante en la trama de El sustituto; aporta una parte más humana a la trama en sí, al thriller.

Es una mujer moderna para la época, que ocupa a inicios de los ochenta un cargo de responsabilidad en un hospital, algo que no era tan habitual aquellos años. Yo la trabajé como una mujer hecha a sí misma, independiente, con su profesión como prioridad y como una mujer que sabe lo que quiere.