El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, aseguró ayer que Andalucía «aspira a convertirse en el plató audiovisual de Europa, un reto para el que el sector público y el sector privado deben ir de la mano», incidiendo en el papel que juega esta industria.

Bendodo, que participó en la presentación del rodaje de la nueva serie de ficción de Canal Sur Desconocidas que se desarrollará en la Ciudad del Cine de Coín, incidió en la importancia que tiene la industria audiovisual en Andalucía por su aportación cultural y por su contribución a la marca Andalucía en el mundo.

Además, destacó que el cine «es una fuente de creación de riqueza y de empleo» en la región, señalando que según los datos de la Andalucía Film Commission «el sector generó solo en rodajes en un año cerca de 24.000 empleos y tuvo una repercusión económica que supera los 130 millones de euros»; de manera que ha considerado que destinar fondos a esta industria «no es un gasto, es una inversión».

«Gracias a la fortaleza de un sector audiovisual andaluz en auge y unas condiciones idóneas para atraer inversiones tanto nacionales como internacionales, Andalucía aspira a convertirse en el plató audiovisual de Europa», subrayó Bendodo.

Así, el consejero de Presidencia resaltó las oportunidades que para el sector tiene la comunidad autónoma por su situación geográfica, su historia o sus paisajes, y se ha referido también a las facilidades que ofrece Andalucía para aquellos inversores de la industria que quieran rodar en esta tierra «gracias a la reducción de trabas burocráticas, reducción de impuestos, el diálogo y la moderación del Gobierno andaluz».

Bendodo reivindicó la vía andaluza que «está convirtiendo a Andalucía en una autopista para la inversión, y el cine debe ser uno de los motores económicos de esta nueva Andalucía».

Productores

Desde el sector la perspectiva es, precisamente, la opuesta. Diversas productoras de cine andaluzas denunciaron hace unos días en el Festival de Málaga que la falta de apoyo de la Junta de Andalucía «está poniendo en grave peligro el futuro del audiovisual andaluz». «A pesar de que Andalucía se ha consolidado como tercera región de producción de cine tras Madrid y Cataluña, la comunidad andaluz ocupa el puesto decimosegundo en incentivos a la producción audiovisual, por detrás de comunidades como Extremadura, Aragón y La Rioja», denunciaron las asociaciones AEPAA-APRIA, ANCINE, PECAA y PROCINEMA.