"Hay un espectáculo más grande que el del mar, y es el del cielo; hay un espectáculo más grande que el del cielo: el alma". Lo dijo Víctor Hugo, y creo que Agustí Villaronga estaría de acuerdo. Aunque muchos le han considerado una especie de poeta de la crueldad, quizás porque el cine español ha sido alérgico históricamente a los contenidos perturbadores, lo que siempre ha hecho, y sigue haciendo tantos años después (sin duda, una de las trayectorias más singulares y empecinadas de nuestro cine), es asomarse a nuestros abismos íntimos y como especie, sin misericordia pero con una extraña humanidad, la que nos acompaña y comprende hasta en nuestros momentos más terribles. De alguna manera, en el cine de Villaronga no tienes nada que temer: hasta tus pensamientos más oscuros no son juzgados, menospreciados o prohibidos. Pues este empeño, valiente y solitario, le guía aquí a la que es, sin duda, una de sus mejores películas hasta la fecha, 'El ventre del mar'.

“Todos los caminos me llevan al infierno. Pero ¡si el infierno soy yo! ¡Si por profundo que sea su abismo, tengo dentro de mí otro más horrible!”. Palabras de John Milton, y también Agustí Villaronga estaría de acuerdo. Porque aunque juega inteligentemente con algunos paralelismos con la actualidad (ya saben, las pateras que han convertido al Mediterráneo en un gran cementerio que baila al son de olas), el realizador articula esta crónica del terrible naufragio de una nave y sus aún más horrorosas consecuencias desde dentro desde las mismas entrañas de sus personajes. De ahí que despoje la trama y a sus personajes de casi todo lo externo, colocándolos en escenarios casi abstractos, propicios para la alegoría y el simbolismo, con esos maravillosos parlamentos teatralizadísimos, antinaturalistas. 

"La belleza es algo terrible, porque no ha sido abrazada ni podrá serlo nunca; y lo peor es que la belleza es tan misteriosa como terrible. Es una lucha entre Dios y el demonio, y el campo de batalla es el corazón del ser humano". Lo dijo Fedor Dostoievski, y, especulo, Agustí Villaronga está de acuerdo. Porque mantiene intacta su capacidad para captar la hermosura que esconde, a veces, el horror, creando imágenes sublimes, alejadas del impacto, más derivadas de la mirada poética de la vida, la muerte y los infiernos que hay entre ambas.

Es una suerte que tengamos en activo, haciendo lo que le sigue dando la gana, a Agustí Villaronga, especialmente cuando de su tarea, que nos ha traído joyas genuinas, raras e incómodas como 'Tras el cristal' y 'El mar', continúan llegando películas para el espectador valiente. No haría falta decirlo pero lo haré: 'El ventre del mar' es la mejor película de la competición del Festival de Málaga, sin demasiada competencia. 

Ficha técnica de 'El ventre del mar'

  • Dirección: Agustí Villaronga
  • Intérpretes: Òscar Kapoya, Roger Casamajor, Mumi Diallo, Òscar Kapoya, Armando Buika