No hay muchas personas que conozcan tantas historias extraordinarias y las sepan contar tan bien como Jaime Noguera. Tanto desde el portal de «noticias insólitas e impertinentes» Strambotic hasta el podcast El club de los curiosos, el malagueño es un divulgador de ese tipo de bizarradas realmente increíbles. Ahora, este Heródoto de lo asombroso acaba de reunir algunas de sus favoritas en un libro, 'Historia para anormales', un abracadabrante compendio de cosas imposibles pero reales. ¿Saben que el primer caso OVNI que investigó Íker Jiménez fue el de unos extraterrestres que hablaban euskera? Pues sí, cierto. Y es sólo un ejemplo.

Dice Noguera que encontrar estas historias es «una cuestión de olfato o de necesidad»: «Al ser el gafapasta gordito en el instituto, siempre usé el humor y lo estrambótico como herramienta de socialización. Pero la verdad es que siempre me han gustado los universos y personajes extremos, fronterizos, berlanguianos, marginales». Iñaki Berazaluce, líder de Strambotic, se dio cuenta del talento de este hombre para lo desopilante y lo fichó sin pensárselo dos veces: «Yo era un pobre padawan autodidacta. Su entrenamiento me convirtió en un jedi de la realidad más surrealista».

¿Qué tiene que tener una historia para ser estrambótica? «Que suene tan absurdamente divertida que parezca inventada aunque sea real. Muchas las he encontrado en periódicos regionales. Por ejemplo, sumergido en la hemeroteca vas y te encuentras una crónica de hace 40 años que cuenta cómo, en la carretera de Zamora a Santiago, la colisión de un coche fúnebre contra un camión provocaba que se meta por error el cadáver que ocupaba inicialmente el féretro expulsado desde el coche fúnebre… En la ambulancia. El chófer de la empresa de servicios funerales (que por sus heridas necesitaba más del vehículo sanitario) acabó metido en el ataúd. Ahí tienes una historiaza».

Le pedimos al malagueño que nos haga un top 3 de sus hits favoritos de 'Historia para anormales', y agárrense que vienen curvas: «Le tengo un especial cariño a la del groom of the stool de los monarcas británicos. Vamos, el limpiaculos del rey. Existía y era un puesto muy deseado entre los aristócratas del país. Ese artículo se hizo viral y fue fusilado en multitud de webs, como pasaría con muchos artículos míos en Strambotic. Como malagueño, pues hay un par de las que toco en el libro que me gustan especialmente. Por un lado, la de una ciudad en EEUU que fue fundada por paisanos de Macharaviaya, Alhaurín y Coín, tras mil peripecias, en el siglo XVIII y que sigue celebrando una fiesta española cada año. Y la del putero real nombrado por los Reyes Católicos para gestionar los lupanares de la Málaga y el cobro de los correspondientes impuestos. Y es que, aunque fuesen muy católicos, no le hacían ascos las arcas estatales recibiesen ingresos por prostitución».

Otra de los mayores intereses de Jaime Noguera es la Segunda Guerra Mundial, por lo que está muy presente en el volumen: «En el libro cuento historias sobre como los británicos hicieron detallados planes para invadir Canarias, cuando independistas catalanes soñaron con crear un Fuerza Aérea propia contactando con el Tercer Reich o la historia del archipiélago (sí, estaban en islas) de campos de concentración para homosexuales creados por Mussolini».

Por supuesto, aquí hay humor y mucho gusto por lo descacharrante pero también fact checking. «Algunas historias realmente épicas se quedaron en mi carpeta de borradores por la verificación de hechos. Si teníamos la certeza de que la historia no era real, no se publicaba. Si se te colaba alguna, caneo al canto». O sea que risas sí, todas las del mundo, pero que sepan que están ustedes en buenas manos.

Para terminar le preguntamos a Jaime qué noticias de hoy serán las estrambóticas de mañana... «Lo vivimos en Strambotic durante años, una buena historia estrambótica suele contener un elemento canalla o digamos con capacidad de ofensa que no acompaña a los tiempos de hoy. ¿Ejemplo actual? A nivel internacional, que el estado de West Virginia (EEUU) esté regalando armas como recompensa a las personas que se vacunen contra el Covid, me parece definitorio. El problema en España, para darle algún ejemplo concreto, son las muchas declaraciones de políticos patrios sobre lo divino y lo humano. Es un no parar. Esperemos que en el mañana muchas de ellas sean consideradas historias estrambóticas. Si no es así, mal estaremos».

De artículo viral al documental en producción

Hace unos años, Jaime Noguera se topó con una de esas historias que tanto le gustan: un pueblo granadino, Huéscar, estuvo casi 200 años en guerra con Dinamarca; un conflicto bélico sin un disparo ni un sablazo ni tampoco bajas, claro, pero contienda declarada y que terminó con una fiesta en Granada con daneses disfrazados de vikingos. El artículo de su somera investigación se hizo viral y ahí surgió la idea de trasladar esta psicotrónica peripecia a la gran pantalla, en forma de documental. El proyecto se titula The longest war (La guerra más larga), lo está levantando Noguera junto al realizador Jorge Rivera y lleva ya un tiempo en fase de rodaje.