La escritora Sonia Rico Trujillo, afincada en Barcelona aunque de ascendencia malagueña, acaba de publicar en la editorial La Vocal de Lis 'Amar a un hombre que mata', una novela que narra la historia de Gloria Pozo, una mujer que ha superado los cuarenta años a la que la vida no ha tratado del todo bien, se enamora de Daniel, un hombre condenado por triple asesinato. Este es un trabajo que, sin duda, reflexiona sobre la cara más oscura de la condición humana.

En la lectura de esta ficción surgen muchos temas: la ruptura con la familia, el opresivo ambiente de la cárcel, el aislamiento, los fallos de la justicia, la imperfección del amor o la capacidad personal de sacrificio. A Rico le surgió la idea de la novela viendo un documental. "Hace unos años vi por casualidad un documental en el que mostraban diferentes casos reales de mujeres que se habían enamorado de hombres que entraban a prisión por delitos violentos o por asesinato. Contaban que en el momento que ellos entraban a la cárcel inmediatamente muchas mujeres empezaban a enviarles cartas, a mostrarse interesadas por establecer contacto con ellos y a iniciar, en muchos casos, relaciones de pareja con ellos. A mí me impactó mucho y como soy psicóloga enseguida empecé a buscar información para entender el porqué de esa atracción cuando la lógica nos dice que estar con alguien que ha tenido una conducta violenta puede ser potencialmente peligroso", dice.

También debió enfrentarse a un minucioso proceso de documentación. "Me ayudaron algunos funcionarios/as de prisiones de Catalunya. Estuvieron abiertos cuando me dirigí a ellos y tuve varias entrevistas, les tuve disponibles para preguntarles dudas e incluso uno de ellos leyó la novela al completo y me asesoró de cómo debía acercarme de manera más realista a ciertas escenas, así que para mí esto ha sido una suerte y les estoy muy agradecida, sin su ayuda esto no hubiera sido imposible", recalca.

Asimismo, ha abordado el estudio de numerosos casos reales. "Algunos son muy mediáticos y populares como Charles Manson, quien recibía muchas cartas de mujeres en la cárcel e incluso estuvo a punto de casarse con una joven de 30 años, Afton Burton. También el caso de Asha Bandele, activista y autora de The prisoner´s wife, donde ella misma relata su historia y su matrimonio con Rashid dentro de una prisión en Estados Unidos. Pero también tenemos el caso de Andrés Rabadán, más popularmente conocido como “el asesino de la ballesta”, en España, quien se casó con una funcionaria".

¿Qué puede llevar a una persona a enamorarse de un asesino? "Por un lado, algunas mujeres sufren de hibristofilia, considerada una parafilia que es una atracción sexual desmesurada hacia este tipo de perfiles. Fue John Money quien acuñó este término y actualmente existen varias especulaciones entre los psicólogos sobre las causas. Principalmente son mujeres heterosexuales quienes padecen esta parafilia y según Katherine Ramsland, autora de varios libros sobre asesinos en serie, concretó tres tipos de motivos que podían llevar a sentir este enamoramiento: la mayoría de mujeres sienten que pueden redimir a estos hombre "malos", otras mujeres sentina pena y compasión por ellos, como forma de proteger al niño que creen que aun habita en su interior y por último, hay algunas mujeres que quieren compartir fama ya que estos hombres han sido mediáticos antes de entrar en prisión".

Sonia Rico sabe de lo que habla, porque, además de escritora, ejerce como psicólga. Su primera novela fue 'Entresuelo izquierda' y también ha publicado con éxito el libro de relatos 'A telephone rings'.

Rico sigue escribiendo e impartiendo talleres de escritura creativa. No para. "Y ahora sigo escribiendo, imparto talleres de escritura expresiva a los que denomino de 'Escritura salvaje', que tienen un componente terapéutico, organizo Clubs de lectura con componente sanador para superar situaciones complejas como un duelo, por ejemplo y estoy volcada en la parte sanadora que tiene la escritura, en cómo ofrecerla como herramienta para el bienestar".