Espectáculo

'Gran Hotel de las Reinas', el ‘show drag’ que revoluciona Marbella

Supremme de Luxe y Paca la Piraña dirigieron una actuación que reivindica la diversidad

Actuación en el Starlite ‘Gran Hotel de las Reinas’

Actuación en el Starlite ‘Gran Hotel de las Reinas’ / Juan de Dios Toral

Carmen Romero

El ‘Gran Hotel de las Reinas’ aterrizó en el festival Starlite de Marbella para marcar un precedente en el panorama ‘drags’ en España, bajo la 'dirección' de Supremme de Luxe acompañada por la participación estelar de la 'recepcionista' Paca la Piraña el escenario se convirtió durante dos horas en un espacio reivindicativo de la diversidad a golpe de lentejuela. Las concursantes de ‘Drag Race España’ se convirtieron en las huéspedes de un hotel en el que fue bienvenido tanto el arte y la nota discordante de Hugáceo Crujiente como el despliegue de sensualidad de Dovima Nurmi.

Durante toda la actuación se percibe un mensaje subyacente, una sensación de que todo es válido que se extrapola a un público variopinto unido por un mensaje en común, transmitido por Supremme de Luxe: “El ‘Gran Hotel de las Reinas’ está aquí para que cada una sea quien quiera ser”, y tanto que lo fueron. El 'show Drag' no dejó indiferente a nadie, sobre el escenario no faltó la música en directo y el baile, con unas actuaciones provocativas cargadas de luces, brillo, cambios de ‘looks’ y trajes dignos de las cinco estrellas. 

Hugáceo Crujiente en pleno ‘show’

Hugáceo Crujiente en pleno ‘show’ / Carmen Romero

“El grito es como el género, cada una se asigna el que le sale del mismísimo coño”, así comienza la mandamás del show, Supremme de Luxe, su interacción con el público haciéndolo partícipe en repetidas ocasiones durante toda la función. Derrocha poderío  mientras presenta a las huéspedes de su particular hotel, un elenco de reinas compuesto por Arantxa Castilla-La Mancha, Killer Queen, Sagittaria, Drag Vulcano, The Macarena, Pupi Poisson, Hugáceo Crujiente, Inti, Dovima Nurmi y Carmen Farala, las diez ‘Drag Queens’ que componen la gira oficial de la primera edición española de ‘Drag Race España’. 

La primera en estrenarse fue The Macarena, la artista emuló la Semana Santa con un traje ‘virginal’ compuesto por túnicas moradas y una melodía de marcha procesional que se transformó al ritmo del mítico ‘Sobreviviré’, cambió de vestuario incluido, para cerrar su ‘debut’ con ‘Rain on Me’ de Lady Gaga y Ariana Grande. Los ‘lypsinc’ estuvieron presentes en la mayoría de las actuaciones, cuyas coreografías estaban cuidadas al máximo y el trabajo de los bailarines resultó impecable.  

Arantxa Castilla- La Mancha sorprendió con una actuación en la que con ‘The best of Both Worlds‘ se convirtió en Hannah Montana por una noche. El escenario se sumió en la oscuridad, y cuando parecía que se había marchado, el sonado “he vuelto zorras” la trajo de vuelta como Miley Cyrus con ‘We can’t stop’. El ritmo era frenético pero sin resultar agobiante, las actuaciones se fueron sucediendo una tras otra contando con intervenciones de Supremme de Luxe junto con Paca la Piraña que aportaron un toque de humor a la gala. Dovima Nurmi se presentó como una auténtica dominatriz con rojos sugerentes  mientras que Inti se quedó en tanga sobre el escenario ataviada con solo un par de guantes. 

La actuación de Pupi Poisson no pasó desapercibida, este icono del ‘drag’ en España ha sido la más veterana de un programa que ha marcado un hito para la historia de esta clase de espectáculos en nuestro país. A petición del público, entonó su canción ‘Putón Verbenero’ mientras que la 'directora del hotel' gritaba: “Lo que nos gusta el brujerío y el puterío”. 

En las gradas se notaba el disfrute y las risas generadas por el espectáculo. Un grupo de ‘drags’ fanáticas les gritaba desde el palco ‘vip’ mientras que el maquillaje, la sombra de ojos y un estilo alejado del que se suele observar en el Starlite brillaba por su presencia. El ‘Gran Hotel de las Reinas’ estaba consiguiendo, a medida que transcurría la noche, unir, unificar y ensalzar un canto, el de la diversidad. 

Paca la Piraña durante su actuación

Paca la Piraña durante su actuación / Carmen Romero

Killer Queen acordonó dicho mensaje, transmitiendo la esencia del ‘show’ en su actuación, lanzando un grito que retumbó hasta en las montañas que rodean el recinto, “nunca dejemos que otro apague nuestro poder”. Cerrando este acto de reinas, algunas con la corona incluida y todo, llegó la actuación de Carmen Farala, ganadora del programa ‘Drag Race España’. Envuelta en plata, con ‘Let’s get loud’, provocó que el público acabara coreando su nombre. 

No faltó el homenaje a la Veneno, esperado si se tiene en cuenta la participación de la que era su mejor amiga, Paca la Piraña, que le dedicó su actuación a esta mientras en la pantalla se leía: “Eterna Veneno”. La artista transmitía una emoción velada al hablar, un cambio sutil, casi chirriante, a su acostumbrado humor, “quien tiene un amigo tiene un tesoro, hay que cuidarlos”, sentenció Paca la Piraña. 

Supremme de Luxe dirigió una despedida en la que las ‘huéspedes’ de este peculiar hotel desfilaron cual “estrellas doradas” en un firmamento que las empoderó dejando la sensación de que en el  ‘Gran Hotel de las Reinas’ todas tenemos una habitación. La próxima actuación será también en Málaga, concretamente en el auditorio municipal Principe de Asturias (Torremolinos) desde el 31 de julio hasta el 28 de agosto (sábados a las 20.00 horas).