La rapera Mala Rodríguez, junto a la guitarrista María León, actuará el próximo 24 de agosto en el Jardín Botánico de la Concepción, dando a conocer a los malagueños su nuevo formato de show, llamado ‘Lujo Ibérico Unplugged’. La sevillana se suma al cartel de Brisa Festival Málaga, que tendrá lugar entre el 23 y el 29 de agosto por tres enclaves de la ciudad y con fines solidarios. En el concierto reinterpretará algunos de sus éxitos, además de temas inéditos en un acústico íntimo y diferente a lo que tiene acostumbrado a sus seguidores, solo acompañado de su voz y la guitarra, para celebrar los veinte años desde el lanzamiento de su primer disco, ‘Lujo Ibérico’.

Actúa en el Brisa Festival con un nuevo formato de show. ¿Cómo son sus conciertos?

Ahora estamos haciendo un formato íntimo, en el que estamos sentadas y acompañadas únicamente por guitarra y voz, haciendo una vuelta al repertorio de mi primer álbum, ‘Lujo ibérico’. Para mí es muy especial, porque, mirando mi trayectoria de veinte años, el hecho de interpretar canciones solo con una guitarra me está haciendo volar. Durante mucho tiempo he sido yo la que iba detrás del ritmo y, ahora, es el ritmo el que va detrás de mí. Voy a mi bola, hago lo que quiero, canto las canciones desde otro lugar y está siendo muy bonito. También estamos haciendo espectáculos más cañeros, con bailarinas y un repertorio en el que mezclo canciones de todos los álbumes.

¿Cómo surgió ‘Lujo Ibérico Unplugged’?

Nació en un momento del confinamiento, cuando me reunía con la guitarrista María León, que es una ‘musicaza’ tremenda. Nos reuníamos y empezábamos a darle vueltas, nos dejábamos llevar e improvisábamos. Me lo pasé tan bien que le decía a María que teníamos que quedar para cantarlas. Así, salió esta colección de canciones de ‘Lujo Ibérico Unplugged’. Fue un proceso muy bonito que empezó en el confinamiento y llega hasta estos días, cantando delante de todo el mundo y con una muy buena energía. A mis seguidores sé que les va a encantar y a poner los pelos de punta con algunas versiones de los temas.

Con la pandemia y el confinamiento muchos artistas se han replanteado su relación con la música. Aunque ha comentado que durante esa época surgió su nuevo formato de show, ¿le ha pasado igual o no ha influido en absoluto?

Durante esa época, yo estuve todo el tiempo componiendo música. Me gustaba levantarme y quedarme mucho tiempo sola con la música, buscando canciones, bailando y escuchando a otros artistas. Ha sido muy interesante, porque he visto a mucha gente que no ha escuchado nada de música y, si yo hubiera hecho igual, me habría dado algo con tanto silencio. La pandemia y el confinamiento no han hecho que me lo replantee, sino todo lo contrario, han hecho que me aferre mucho más a la música.

Ha publicado su primer libro, ‘Cómo ser mala’. Normalmente, quienes escriben sus memorias suelen decir que se trata de un proceso duro, incluso de catarsis. ¿Cómo fue el suyo?

Ha sido divertido porque no he querido hacer algo muy «quirúrgico» con datos, pelos y señales con el objetivo de hacer una búsqueda exhaustiva. He tratado de poner todo lo que recordaba en prosa y en forma de relatos para que fuera divertido y ameno. También ha sido muy sanador, porque en otras ocasiones cuando me habían ofrecido escribir este libro yo no estaba dispuesta a hacer ese proceso, pero en el momento en el que ha llegado y he querido hacerlo me atrevo con todo, lo disfruto y lo entiendo como una abuela. Yo creo que todo lo que nos pasa al final es para bien y el libro me ha sacado una sonrisa en muchos momentos. Quería que cualquiera que lo leyera se sintiera como si estuviera leyendo mi diario.

Mala Rodríguez en uno de sus conciertos. L. O.

El libro ha sido, como suele decir, «un logro desbloqueado». ¿Le quedan muchos más logros por desbloquear?

Una no se conoce nunca, porque todos estamos en constante construcción. Estoy segura de que me quedan muchos logros todavía por desbloquear.

El otro día, en la presentación del libro en el Museo Ruso de Málaga, vi algunas fotografías en las que hablaba con una fan muy pequeña, una niña. ¿Le gusta o le incomoda poder ser un ídolo y una aspiración para los más pequeños?

A mí me encanta y hace que me sienta muy honrada. Todo lo que viene con amor lo recibo y devuelvo con mucho más amor todavía. Me parecieron muy bonitos todos los que se me acercaron ese día en la presentación, para contar me un poco de su historia y lo que les había llevado a estar ahí en ese momento.

¿Siente que le entienden mejor los jóvenes de hoy que la gente de su propia generación?

En muchos aspectos he estado muy desconectada con la gente de mi generación. Por ejemplo, en cuanto a mentalidad, a los jóvenes de hoy los siento más cerca de mí.

Mala Rodríguez se cuela en el cartel de Brisa Festival y presenta ‘Lujo Ibérico Unplugged’, un show íntimo en el que recorrerá algunos éxitos de su carrera, además de temas inéditos

Cuando los puristas del hip hop le critican o dicen que se ha vendido a la música comercial, ¿qué piensa?

Cada uno tiene cosas que decir y cuando yo abro la boca es siempre para decir algo valioso. Cuando me critican o dicen eso no pienso nada, para mí es como si lloviera.

Si la María adolescente, que era tímida y reservada, hubiera crecido hoy con Instagram, Twitter y el MeToo, ¿habría sido todo diferente o su viaje personal habría sido el mismo?

No tengo ni idea, solo pensarlo me parece una locura. Creo que en esa situación si la María que soy hoy realmente tuviera esa edad, es posible que hubiera buscado la manera de expresarse y acercarse a los sonidos que están saliendo ahora, más cercanos al drill o al hip hop. La cuestión es que uno tiene que buscar la manera de sentirse vacío, debe sacar lo que uno tiene dentro, da igual qué o cómo sea.

Estos días la atleta estadounidense Simone Biles ha puesto el foco en la importancia que tiene la salud mental y ha abandonado la alta competición para cuidarse. Usted también ha sufrido depresiones fuertes. ¿Es necesario hablar cada vez más de estos asuntos?

Sí, creo que es bueno hablarlo, no pasa nada por sentirse así. Pasa igual que cuando se tiene una enfermedad rara, porque es raro hasta que deja de ser raro. Lo más triste es que no es una situación rara o aislada, sino que es bastante común. El suicidio se ha convertido en la principal causa de muerte de los jóvenes, por eso es muy importante que cuidemos nuestra salud mental. Hay que hablarlo, normalizarlo y buscar soluciones. Esta sociedad que está tan loca solo busca números y beneficio, es normal que después uno acabe medio estresado y con mucha presión. El hecho de que esta atleta tan conocida cuente que se siente así me parece muy bonito y necesario. Entiendo perfectamente que diga que va a parar para poder cuidarse, porque a mí me ha pasado. He tenido momentos en los que he tenido que parar y tomarme un par de días para pensar y estar tranquila. Debemos valorar mucho nuestra salud y, sobre todo, nuestra salud mental.

¿Es cierto que ha escrito una serie de televisión?

Sí, ahora mismo tengo un proyecto para una serie de televisión.

Si pudiera colaborar hoy con uno de los dos, a quién elegiría: ¿Nas o Bad Bunny?

A Bad Bunny del tirón, porque me encantan sus letras. Me gusta mucho que alguien muestre sus emociones, es super sano. Por ejemplo, cuando habla de relaciones tóxicas, lo hace desde un punto de vista lógico y sano. Él me parece una persona muy real.

Además de su actuación en el Brisa Festival a finales de este mes, ¿tiene algún proyecto en mente en Málaga?

Sí, tengo pensados más proyectos y conciertos en la provincia, pero soy nula con las fechas. Tengo muchas cosas por ahí y unas ganas locas de ir ya para allá, porque soy la mujer más feliz del mundo cuando estoy en Málaga. Solo tengo buenos de recuerdos, porque todos los malagueños siempre me han tratado genial y, de hecho, la última vez que estuve allí me lo pasé muy bien. Espero volver muy pronto y si puedo repetir, volveré encantada.

La segunda oportunidad del Brisa Festival

La segunda edición del Brisa Festival se hace hueco en el calendario de conciertos para este verano, estrenándose en su recta final, entre el 23 y el 29 de agosto. Tras su cancelación el pasado año por la llegada de la pandemia, el festival cuenta en esta edición con Los Planetas, Sidonie, Maika Makovski y Little Pepe, entre otras bandas y artistas.  

El Jardín Botánico de la Concepción, el Castillo de Gibralfaro y Tabacalera son los tres escenarios que acogerán sus conciertos, cuyos beneficios por la venta de entradas irán destinados íntegramente a Cruz Roja. El ‘Brisa en los distritos’ será la antesala de este festival, en la que bandas malagueñas recorrerán los barrios de la capital desde el día 12 hasta el 22 de agosto.