La actriz y directora italiana Asia Argento presentó ayer en el Museo Ruso su autobiografía, Anatomía de un corazón salvaje, editada en nuestro país por el sello malagueño Applehead Team; un libro valiente y arriesgado en el que repasa su vida y brinda la oportunidad para que sus seguidores españoles conozcan a fondo su historia.

Hay dos tipos de libros de memorias, unos en los que el autor hace un ajuste de cuentas consigo mismo y otros en los que las ajusta con los demás.

Mi libro es de los dos tipos, porque he sentido resentimiento hacia los demás pero también me he preguntado si soy culpable de algunas experiencias, como la violencia por parte de mi madre o Harvey Weinstein.

Recordar su vida y pasarla a papel, ¿ha sido un proceso más liberador que duro o viceversa?

Al principio era muy doloroso, he tenido que esforzarme realmente para hacerlo y me imponía horarios para poder escribirlo. Ha habido momentos en los que he llorado y tecleado con fuerza, pero ha sido un proceso rápido, porque empecé a principios de agosto de 2020, el primer borrador lo entregué en octubre y en noviembre tenía la versión final. El momento de liberación o catarsis me vino después, cuando el libro ya estaba en la calle y vi que las personas que aparecían se reconocían en él.

¿Qué parte ha sido la que más le ha costado escribir?

Ha sido muy tremendo. Para mí, lo difícil ha sido encontrar la parte que era feliz.

Incomprendida es el título de una de sus películas. ¿Podría serlo también el de una película sobre su vida?

Esa película, de hecho, es mi autobiografía, lo que pasa es que no lo dije ni lo admití cuando la hice; era como si lo hubiera enmascarado, pero la persona que ha leído el libro y ha visto la película se da cuenta de que es lo mismo.

¿Por qué eligió a una pequeña editorial malagueña para lanzar en castellano su libro?

No fui yo la que los elegí sino que fueron ellos los que me encontraron. La busqué, vi un poco cómo era la editorial y me di cuenta de que era la correcta para publicar este libro. Al ser una editorial dedicada al cine y al arte estaba convencida de que iban a defender el libro mucho más que otras editoriales.

¿Qué es lo peor que se ha dicho de usted?

Las mentiras son lo peor que se ha dicho de mí. Cuando me dijeron que era una prostituta con el tema de Weinstein eso fue lo que realmente me hizo daño, porque si lo hubiera sido habría dicho la verdad. Mi problema está en la mentira.

Tiempo después de la fundación del movimiento #MeToo, ¿qué cree que ha aportado a nuestra sociedad y a la cultura? ¿Se ha domesticado, se ha convertido en una moda o sigue siendo necesario?

Ha aportado muchas cosas, sobre todo que llevara a la cárcel a Weinstein y a otros depredadores que eran un peligro para la sociedad. No sé si es una moda, pero sí que se ha utilizado de una manera equivocada o diferente a lo que era al principio. Mucha gente ha intentado aprovecharse de ello a través de escribir cosas en las redes sociales y ganar dinero a su costa.

Se ha arrepentido de haber entrado en el mundo del cine tan temprano, con tan solo 9 años. ¿Qué le hubiera gustado ser cuando era pequeña?

Aunque haya dicho eso algunas veces, en realidad no estoy arrepentida, porque lo que soy ahora es producto de todas las experiencias que he tenido desde tan pequeña. ¿Qué hubiera cambiado? A lo mejor habría tenido una infancia más despreocupada y diferente.

También se dedica a la música. De hecho, lanza ahora un nuevo single, I’m broken. ¿Qué le da la música que el cine no lo haga?

La música me ha dado las mejores películas que he visto, es algo que también me ocurre con la literatura. Me da imágenes y sensaciones como si estuviera viendo una película.

En esa canción traza un paralelismo entre Frida Kahlo y usted. ¿En qué se parecen?

Me parezco en dos cosas: la primera es que yo también estuve en la cama porque se me rompió una rodilla y la segunda por el mensaje que da ella, un mensaje de resiliencia y para las mujeres del mundo.

Si publicara, dentro de unos 30 años, la segunda parte de su autobiografía, ¿cómo le gustaría que se titulara?

Se titularía Lo he hecho lo mejor que he podido.