Gustavo Santaolalla es un clásico de la música de hoy. El argentino empezó como músico y siguió produciendo e impulsando internacionalmente las carreras de Café Tacvba, Juanes o Julieta Venegas; en los últimos años se ha dedicado a las bandas sonoras, campo en el que ha cosechado dos Oscar (por Babel y Brokeback Mountain). Ayer, repasó su carrera como músico de cine en un concierto en el que recibió el Premio Maestro del Movie Score Málaga (MOSMA).