Su música es pura calma, estoica incluso, pero lo cierto es que el ambientmeister malagueño Pepo Galán no se detiene jamás. Después de publicar el año pasado seis álbumes, el del Palo lanza ahora un disco en colaboración con la vocalista australiana Karen Vogt, 'The sweet wait'.

La electrónica emocional, fascinante y evocadora, que hipnotiza a quien se ponga delante con su pureza casi absoluta, se alía con la voz de cristal de la cantante del grupo de dream pop Heligoland para "explorar, desde el dark ambient, el drone y la neoclásica, asuntos como la paciencia y la rendición", aseguran los artistas en la nota de prensa del álbum. Aventureros del sonido tan excepcionales como Akira Rabelais y Rafael Antón Irisarri colaboran en el acabado final del repertorio, que recuerda por momentos a los míticos discos de This Mortal Coil, por ejemplo.

Galán empezó como batería de un grupo punk, militó en diversas bandas de pop y rock durante los años 90, fue DJ de electrónica de baile y alrededores... Y ha terminado siendo alabado por Suso Sáiz, participando en recopilatorios del icónico sello Kompakt y colaborando con más que notables creadores internacionales de música experimental y ambient. De hecho, este diseñador de sonidos y emociones es más conocido fuera de su ciudad que dentro de ella. Una lástima. Ojalá 'The sweet wait', artefacto precioso de filigranas tranquilas, lo remedie.  'El disco sale a la venta en noviembre y el Bandcamp de los artistas ya ofrece algunos adelantos.