Tim Kerr. ¿Les suena el nombre? Si alguna vez han estado interesados en el punk, su música y su cultura; el skate, el arte callejero y el activismo, es más que probable. El de Texas es de esos tipos que ha contribuido al diseño, desde el más estricto DIY (Do It Yourself) y un carácter insobornable, de la cultura independiente estadounidense. No en vano, Dave Grohl, exbatería de Nirvana y líder de Foo Fighters, quiso contar con él para Sonic Highways, su programa de televisión sobre rutas culturales alternativas; los Red Hot Chili Peppers fueron teloneros de uno de sus grupos, Big Boys; Ian McKaye, responsable del mítico sello Dischord Records, factótum del straight edge y músico en iconos como Minor Threat y Fugazi, le tiene como uno de sus faros personales y hasta Metallica solían visitar su casa. Kerr inauguró ayer en el Contenedor Cultural de la Universidad de Málaga Your name here. My name is Tim Kerr, una muestra de la faceta que más cultiva desde hace años, el arte, pero, cómo no, marcada por su activismo y su llamada a la responsabilidad individual. Con ella, dentro del completo programa del festival de cultura independiente Moments, se estrena en nuestro país.

Tim Kerr: tú eres tú y eres libre

«Vendo obras pero siempre he tratado de evitar que mi fuente de ingresos sea la música, la pintura, producir grupos o cualquier otra forma de expresión artística. No quiero que el dinero condicione mis decisiones. En realidad, me gusta cualquier artista que haga algo de corazón y no por obligación ni por querer ser rico y famoso», declaró a la revista Vice. Palabras que no suelen asociarse a un artista que ha expuesto en galerías tan fundamentales como PS1 (Nueva York), 96 Gillespie (Londres) o la alemana Slowboy Gallery.

Tim Kerr: tú eres tú y eres libre

Pero es que Kerr, un hombre que ha militado en bandas fundamentales del punk y el hardcore como Poison 13 o Bad Mutha Goose, no es un artista cualquiera. En 1978 empezó a trabajar en la biblioteca de la Universidad de Texas, para poder emprender iniciativas culturales sin presión monetaria, y se jubiló hace unos años, por lo que se dedica full time a la creación y a difundir su mensaje, claro, nítido: cualquier acto que acometamos implica una responsabilidad pues afectará a los otros; o sea, en sus palabras, «la acción provoca una reacción». O, como dijo el gran Gil Scott Heron (retratado en la muestra), «la primera revolución es cuando cambias tu mente». El poeta y músico afroamericano no es el único protagonista de la exposición del texano: desfilan también sus retratos con mensaje de Claudette Colvin, Charlie Parker, Barry McGee, Jack Kerouac, Emilio Prados, Manuel Altolaguirre y Lydia Emily y muchos otros creadores y activistas que, desde su feroz individualidad, contribuyeron al pensamiento libre, ajeno a cadenas, inspirando a los demás para que hagan lo propio.

Tim Kerr: tú eres tú y eres libre

Como podrán imaginar, Tim Kerr no ha venido sólo a exponer. Un tipo tan activo como él (difícil encontrar a un jubilado tan ocupado como él) ha empleado los días en Málaga para pintar un mural (en los laterales de la Facultad de Derecho) que reivindica el poder de la verdad y presentará el primer libro que trata de aprehender su amplia y dinámica trayectoria, su aportación cultural a nuestras vidas; una invitación a la libertad desde el activismo vital y sonriente. Y en eso sigue, a sus 63 años.