De nuevo Pablo Alborán se ha marchado de la gala de los Latin Grammy de vacío. Y no es la primera vez que le pasa; de hecho, jamás ha convertido en galardón ninguna de las 23 nominaciones que ha cosechado en la cita a lo largo y ancho de su carrera. En la gala de anteanoche partía con cuatro candidaturas pero no triunfó en ninguna. Desde luego, es una auténtica maldición. «Felicidades a todos los que ya han ganado y ganen esta noche los Latin Grammy. ¡A celebrar la músicaaaaa haya o no haya premio! «, tuiteó el malagueño. Alborán aspiraba a los premios a Grabación del año y Canción del año por Si hubieras querido y Álbum del año y Álbum Vocal Pop Tradicional por Vértigo.

Mejor suerte tuvo otro español, C Tangana, con tres galardones: Mejor Canción Alternativa por Nominao y el de Mejor Canción Pop/Rock por Hong Kong; además, el productor Alizz se ha hecho con el galardón a la Mejor Mezcla por el disco El Madrileño.

Por su parte, el colombiano Camilo subió al escenario en cuatro ocasiones para recibir las estatuillas por el Mejor Album Vocal Pop, por Mis Manos; Mejor Fusión o Interpretación Urbana, por el remix de Tattoo con Rauw Alejandro; por la Mejor Canción Tropical, que ha sido para Dios así lo quiso; y por la Mejor Canción Pop, con Vida de Rico. De igual modo, Yotuel ha recibido el galardón a la Mejor Canción Urbana por Patria y Vida, que también le ha servido al cantante cubano para recoger la estatuilla a Mejor Canción del Año.

Otro de los grandes nombres de la noche ha sido el cantautor panameño Rubén Blades, que se hizo con el Álbum del Año por Salswing! y que, además, fue reconocido como Persona del Año.