«Una novela de iniciación que subraya los vínculos entre el mundo occidental y el mundo marroquí. Una historia innovadora que mezcla diferentes géneros literarios y en la que el paisaje se convierte en materia narrativa de gran plasticidad, con un giro final inesperado». Así definió la obra ganadora del XV Premio Málaga de Novela, ‘Desierto Mar’, en la lectura del fallo del jurado Eva Díaz, directora del Centro Andaluz de las Letras.

El escritor marroquí Mohamed El Morabet ha sido el ganador de la XV edición del Premio Málaga de Novela, convocado por el Área de Cultura en colaboración con la editorial Galaxia Gutenberg, que publicará la obra galardonada, por cuarto año consecutivo.

Joan Tarrida, director de la editorial Galaxia Gutenberg, destacó que Mohamed pertenece a ese fenómeno de jóvenes escritores nacidos en otros ámbitos lingüísticos y residentes en España, que han decidido acoger la lengua de su país de adopción como lengua de escritura. «Es una gran forma de enriquecer la literatura española con miradas de otros puntos de vista», declaró el director, que quiso resaltar también que este premio es un «trampolín» para dar a conocer a autores hasta ahora desconocidos.

En esta edición el descubrimiento ha sido Mohamed El Morabet, un joven escritor de 38 años nacido en Alhucemas, pero que lleva 19 años residiendo en Madrid, desde que se trasladó en 2002 para estudiar Ciencias Políticas. El autor se mostró muy agradecido y emocionado por haber sido galardonado y por poder estar de nuevo en Málaga. «Me alegra que el jurado haya coincidido con cual es la idea que había querido plasmar en la novela, como era el configurar dos personajes de dos mundos culturales distintos que establecen en la pintura y el arte un punto de encuentro entre ellos», declaró el autor, que posteriormente añadió que no tenía intención de hacer una novela histórica ni política, ni destacar los conflictos de la zona porque considera que ya hay mucho escrito sobre ello. Lo que sí quería hacer era una contraposición del mundo visto desde el Mediterráneo y el desierto. «En el título hay un alegato al Mediterráneo al que yo pertenezco», afirmó.

El escritor recuerda que Alhucemas fue española hasta 1965 y que, por tanto, la presencia de la lengua y cultura española siguen estando muy presentes, creando un encuentro y convivencia cultural que es, según el autor, «un poso enriquecedor y es un elemento del que cada vez intento extraer más».

«La idea que esconde la novela es que las personas que se levantan a las tres de la mañana también se merecen ser felices», reveló El Morabet. La novela, situada entre 1975 y 1992, narra el encuentro, en la Escuela de Arte de Tetuán, entre un joven de Alhucemas y una profesora de Madrid.

El galardón está dotado con 18.000 euros, que se espera que sirvan de impulso a las carreras literarias de los autores que lo ganen. La concejala de Cultura, Noelia Losada, apuntó que el palmarés de las anteriores ediciones es un ejemplo de que puede servir de lanzadera para los autores. Aprovechó así para recordar a algunos ganadores de ediciones pasadas como el escritor malagueño ya fallecido Pablo Aranda o Eduardo Jordá, Vicente Luis Mola, Antonio Fontán y Eva Díaz.

El jurado este año ha estado presidido por la directora general de Cultura del Ayuntamiento, Susana Martín, e integrado por Pilar Adón, Luis Alberto de Cuenca, Eva Díaz, Antonio Soler, Alfredo Taján, Alberto Olmos y Ana Cabello.

En esta edición se han presentado 287 originales que, según la concejala de Cultura,«dan muestra del estado de salud de este premio y de la imagen de Málaga en el mundo de las letras, con el que tiene una implicación constante», pues recordó que hace poco tuvieron lugar también los premios de Ensayo y de Poesía. «La idea es que los premios que Málaga da en el mundo literario se consoliden y suenen», añadió.

La concejala de Cultura quiso resaltar la importancia de regalar cultura en cualquier de sus formas para contribuir a que la industria cultural siga viva y con gran salud, ya que supone más del 3% del PIB español.