El León de Plata de la Danza 2022 de la Bienal de Venecia ha recaído en la bailaora y coreógrafa malagueña Rocío Molina, por «recrear la tradición del flamenco con una punzante perspectiva contemporánea». Saburo Teshigawara, el coreógrafo y bailarín japonés, ha recibido el León de oro. La Bienal recordó la trayectoria de Molina, que ha sido invitada a teatros y festivales de todo el mundo. En Venecia, el próximo mes de julio presentará el estreno mundial de una nueva obra Confesión de la Carne. «Las coreografías vanguardistas, extravagantes y poderosamente crudas de Molina fusionan el flamenco tradicional con estilos de baile modernos e impulsos , improvisaciones que caracterizan su lenguaje de baile único», señala el director Wayne McGregor.