La Mesa del Cine Documental Andaluz, un grupo formado por cineastas como los malagueños Alejandro Alvarado, Concha Barquero, Rakesh Narwani y Juanjo Rueda, denuncia el proyecto de orden que la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía en relación a las bases reguladoras de las subvenciones en proyectos de largometrajes, documentales y otras obras audiovisuales de Andalucía. El grupo de firmantes, que dice conta «con el apoyo mayoritario del sector del cine», asegura que, con estas nuevas medidas, la realización de cine documental en la Comunidad «quedaría condenada a la desaparición, pues el borrador de la Junta excluye al cine documental de la financiación pública».

La orden anterior, de 2017, exponen las citadas fuentes, sí contemplaba al menos una línea de subvención destinada a los documentales de creación. Los baremos del nuevo texto, sin embargo, dirigen la financiación exclusivamente hacia películas de divulgación o televisivas, y «constriñen los valores culturales a un baremo que limita la producción a documentales divulgativos sobre temas andaluces y definidos por la institución».

Los cineastas señalan que el nuevo documento solo incluye a los nuevos directores en los campos de ficción, animación y películas de ficción para la televisión, excluyendo al cine documental. «Asumimos ese borrador como una amenaza de exclusión al desarrollo, la promoción, producción, financiación y exhibición por parte de las políticas culturales públicas al cine de lo real. Entendemos que eso dejaría al cine documental de creación sin posibilidades, a merced del mercado y las plataformas. Con esta normativa están configurando un escenario que dificulta nuestra labor y cerrará las puertas para crear y experimentar la realidad desde la necesaria diversidad y valentía a las nuevas generaciones».

De aplicarse, la medida estaría obviando, además, las revisiones que los propios firmantes habían propuesto a la Junta el pasado 22 de febrero de 2021 y que consideran imprescindibles. Esto incluye la solicitud de la denominación de «obra audiovisual difícil», que debe protegerse, tal como sucede en el Estado español y en comunidades autónomas como Galicia.

En febrero de 2021, el colectivo hizo llegar estas sugerencias, que han sido ignoradas en el nuevo borrador de bases reguladoras, a todo el sector del cine andaluz, logrando el apoyo mayoritario de productoras, asociaciones, festivales como el de Cine Europeo de Sevilla y el Festival de Málaga y cineastas como Benito Zambrano y Alberto Rodríguez.