Miguel Ángel Piédrola Lluch, impulsor y principal responsable del Museo Interactivo de la Música (MIMMA), ha fallecido ha fallecido víctima de un cáncer que le fue detectado en plena pandemia y que le apartó del día a día del centro desde hace unos meses. Decimos adiós a un emprendedor de la cultura, que con sólo 21 años ya creó una empresa, Interexpo, con la que organizaba exposiciones internacionales, y cuyo centro de didáctica musical ha conseguido atraer a más de 1 millón de visitantes desde su apertura, en el 2003. 

Piédrola Lluch nació en el seno de una familia malagueña conocida por su implicación en el desarrollo económico y social de la ciudad. Tras su formación en Marketing y Dirección de Empresas, Miguel Ángel siguió los pasos de su familia y comenzó una carrera profesional dedicada al emprendimiento en el ámbito de la innovación tecnológica y recogiendo el testigo de su padre en su afán de levantar un Museo de la Música para Málaga. 

El MIMMA fue el sueño compartido por un padre y su hijo, Miguel Ángel Piédrola Orta y su Miguel Angel Piédrola Lluch, movidos por "la pasión por la música y por una ciudad". Comenzó con la exposición 'Música en Acción', con la que recorrió diferentes ciudades españolas y que se estableció en nuestra ciudad de manera permanente en 2002 ya como museo interactivo, primero en los bajos de la Plaza de la Marina y después en el Palacio del Conde de las Navas.

El Museo de la Música, un concepto nuevo

Padre e hijo idearon el concepto "Se ruega tocar" sobre el que orbita el Museo, ejemplo de "la conversión de los museos tradicionales a museos inteligentes", en palabras de Lluch, Máster en Museología. Con una de las colecciones de instrumentos musicales más importantes de España, la idea siempre ha sido trascender lo expositivo para fomentar lo interactivo, una estrategia que llevó por todo el mundo en proyectos culturales desarrollados en países como Italia, Reino Unido, Estados Unidos, México o Corea del Sur.

El museólogo se enorgullecía del atractivo demostrado por el centro pero también, muy especialmente, del lado social y formativo de su actividad diaria, con una programación especialmente diseñada para niños y niñas y prestando apoyo a numerosas causas desde el principio de su actividad. 

El fallecimiento de Piédrola Lluch se produce sin haberse completado la constitución de una fundación a través de la cual el MIMMA se aseguraría su futuro a largo plazo y recibiría más recursos por parte del Ayuntamiento.

Miguel Ángel Piédrola Lluch falleció la madrugada del miércoles al jueves, rodeado por su familia y seres queridos en Málaga. Deja viuda y tres hijos.