El Grupo Socialista ha registrado en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley (PNL) para su debate en la Comisión de Cultura y Deporte con una serie de propuestas dirigidas al Gobierno de España para la conmemoración del quincuagésimo aniversario de la muerte del pintor malagueño Pablo Ruiz Picasso, que se cumple este próximo año 2023.

En concreto, con esta iniciativa, consultada por Europa Press, el PSOE quiere, por un lado, que el Congreso de los Diputados inste al Gobierno de España a "impulsar una comisión bilateral con el Gobierno de Francia, para la celebración conjunta del 50º aniversario de la muerte de Picasso".

Además, plantea que el Gobierno programe "actividades accesibles al público en general, para ensalzar la figura de Picasso como artista polifacético", así como que desarrolle "exposiciones de manera simultánea en España y Francia para que el legado del pintor malagueño resuene en toda Europa".

"Reivindicar la trayectoria de Picasso como defensor de la paz y de la tradición cultural europea e internacional" es la cuarta y última de las reivindicaciones de esta iniciativa socialista dirigida al Gobierno central.

En su exposición de motivos, el PSOE subraya que Pablo Ruiz Picasso, fallecido el 8 de abril de 1973, "se hizo famoso como uno de los pioneros del Cubismo, que creó junto con Georges Braque", así como que "su expresión artística permeó la arquitectura, la moda y la escultura", y sostiene que "es quizás el más grande artista del siglo XX, no sólo por su calidad pictórica, sino por su prolífica producción, que arrojó más de 43.000 piezas en varias fases y estilos".

El Grupo Socialista destaca también en su PNL "la relación del artista malagueño con Francia", hasta el punto de que "muchos franceses aún están convencidos" de que Picasso "era francés", así como pone de relieve que la capital francesa, París, "muy bohemia por aquel entonces, también influenció tanto su vida como su obra".

El PSOE alude también en su iniciativa al célebre cuadro del 'Guernica' como "símbolo internacional y convertido hoy en emblema colectivo de la defensa de los derechos humanos". Pintado en París entre abril y mayo de 1937, la obra "reflejó el horror de la Guerra Civil española", y "se ha convertido en un auténtico 'icono del siglo', símbolo de los terribles sufrimientos que la guerra inflige a los seres humanos", según resaltan desde el Grupo Socialista.

Finalmente, la iniciativa, pendiente de debate en la citada comisión del Congreso, reivindica el "impacto monumental en la cultura popular" atribuido a Picasso, de quien valora además que "sus obras siempre encontraron mercado, y en lo que respecta a las casas de subastas, ese sigue siendo el caso", de forma que el pintor malagueño "no deja de tener un enorme atractivo y factura enormes sumas".