Alejandro Sanz es emoción. Es pasión y calidad musical. El artista ha conseguido reunir a sus fans por todo el territorio nacional y lo ha demostrado en Marenostrum Fuengirola, llenando el recinto durante las dos fechas que tenía establecidas. 

Antes de que comenzara la actuación, en el ambiente se notaban las ganas y los nervios que tenían los asistentes de que el cantante realizara su entrada al escenario. La loma del castillo Sohail aparecía iluminada con las sonrisas que lucían por todo el recinto y un público enfocado en el preciso momento en el que Alejandro pusiera su pie en las tablas del recinto.

En ese momento comenzó lo que para algunos fue una noche que recordarán para toda la vida. La voz del artista se alzaba en el enclave musical único del recinto junto con la brisa del mar, siendo arropados por el castillo Sohail. El ciclo de conciertos de Marenostrum Fuengirola tiene esa magia que no todos los festivales pueden transmitir debido a su localización. 'No es lo mismo', 'Lo que fui es lo que soy' y 'Deja que te bese' fueron las canciones que Alejandro Sanz interpretó para empezar la velada musical de su gira 'Sanz', en Fuengirola.

Durante las más de dos horas de actuación del cantautor y compositor español, todos los allí presentes no pararon de corear las canciones. A modo de agradecimiento, Alejandro Sanz invitó a compartir escenario a “dos pedazo de maestros que están de gira por aquí” pidiendo un aplauso “con todo el corazón” para Chucho Valdés y Paquito D´Rivera. Chucho Valdés al piano, Paquito D´Rivera y la voz de Alejandro Sanz cantando juntos “Labana”. 

Llegado casi el final del espectáculo, los asistentes pudieron disfrutar de las canciones más reconocidas como 'Mi persona favorita' y 'Corazón partío'. Después del bis, Alejandro Sanz encandiló a su público volviendo al escenario con cinco últimas canciones, entre las que estaban 'Mi soledad y yo', 'Y si fuera ella' o 'Viviendo deprisa'.