Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Concierto

La Mari: 20 años son mucha vida

La malagueña celebró anoche en la Plaza de La Malagueta sus dos décadas de carrera musical, acompañada por amigas como Vanesa Martín - La cantante de Chambao planteó el concierto como «una fiesta total» para celebrar la vida

La malagueña, durante elconcierto de anoche en La Malagueta. Álex Zea

A La Mari le ha llegado una fecha tan importante como la de los 20 años de carrera musical en un momento personal y profesional absolutamente pleno. Lleva años alejada de los flashes y del relumbrón musical, empeñada en encontrar nuevos caminos («Quiero que mi música sea como una experiencia sanadora, una experiencia a nivel energética») y, sobre todo, entregada a su faceta de coach. Anoche, quiso soplar las 20 velas junto a los malagueños en la Plaza de La Malagueta en un concierto muy especial acompañada por un buen puñado de amigas artistas. Consiguió lo que pretendía: «Hacer una fiesta maravillosa para celebrar que no tengo nada más que alegría en el cuerpo de haber vivido tantas cosas bonitas y con tanta gente bonita».

La Mari, arropada por su banda, anoche.

Imposible olvidar a aquella chiquilla que, acompañada por tres músicos y productores, se inventó un género nuevo, el flamenco chill, al son de Ahí estás tú, el primer gran himno de aquellos Chambao. Mucho ha pasado en la vida de María del Mar Rodríguez Carnero desde entonces: giras internacionales, colaboraciones con Ricky Martin, entre muchos otros; la lucha (y el feliz triunfo) contra el cáncer, el llevar en solitario el estandarte de lo que fue una banda... Detrás de todo ello, siempre una mujer valiente, que entiende que «vivir es urgente» y que la constante más genuina en la existencia humana es «el cambio». Y eso, precisamente, fue lo que quiso compartir en su fiesta de cumpleaños de anoche, en la que la acompañaron Maui de Utrera, Nya de la Rubia, Amparo Sánchez (ex Amparanoia), Esmeralda Rancapino, Rosario la Tremendita y Vanesa Martín. Con ellas, mujeres singulares, de una pieza y osadas como La Mari, repasó buena parte del repertorio de Chambao pero también canciones de los ídolos que inspiraron a la malagueña desde pequeña, como Camarón, Ketama, Pau Donés, Lole y Manuel... Porque La Mari quiso diseñar un recital a modo de autorretrato amplio, que abarcara más, mucho más que los grandes éxitos personales.

María del Mar estrena estos días tatuaje en su piel: un ave fénix. Dice que simboliza la etapa de alegre transición en la que está viviendo, de resurgimiento tras superar «historias personales». Anoche, en La Malagueta, acompañada de amigas y luchadoras de la música, además de por sus seguidores y paisanos, La Mari dio un paso fundamental en esta renovación que, me temo, en realidad es un proceso sin principio ni fin.

Compartir el artículo

stats