Kiosco

La Opinión de Málaga

Literatura

Aurora Luque, Nacional de Poesía por su libro de los gozos

Otro galardón del Ministerio de Cultura que viaja a Málaga esta edición, tras el de las Artes Plásticas a Rogelio López Cuenca - El jurado premia su poemario Un número finito de veranos, que representa la poesía «exigente y transparente» de la almeriense afincada en Málaga

Aurora Luque, en una imagen reciente. EFE

Si esta misma semana el Premio Nacional de las Plásticas recaía en el nerjeño Rogelio López Cueca, ahora el galardón de Poesía lo ha hecho en la almeriense afincada en Málaga Aurora Luque, por su obra Un número finito de veranos. El premio, concedido por el Ministerio de Cultura y Deporte, está dotado con 20.000 euros.

El jurado ha destacado el poemario de Luque su «alto calado lírico, emocionante, exigente, transparente, que sitúa la voz inconfundible de la autora como una de las grandes poetas» de la actualizad. «Por ser un libro de los gozos: de la belleza, de la palabra, de lo sensual, de la vida en general. Un canto al Mediterráneo y al amor por la tradición griega, que mira el universo desde el pasado para comprender el presente, usando los recursos de la tradición y las formas de la Antigüedad para interpretar nuestros días. Un mosaico clásico que recuperamos en la actualidad y que nos traslada al pasado», añade.

Premios

«Los premios son accidentes que les ocurren a los libros, que son lo verdaderamente importante. Pero son necesarios porque la gente se cree que los poetas vivimos del éter y la ambrosía, pero también comemos todos los días. Ayudas como los premios permiten comprar mi tiempo, que es la gran riqueza de la vida», suele comentar Aurora Luque (Almería, 1962) cuando se le preguntan por la utilidad de los galardones literarios, de los que ya lleva unos cuantos (Premio Federico García Lorca de la Universidad de Granad, Premio Fray Luis de León y el prestigioso Premio Loewe).

No se esperaba el Nacional de Poesía la autora, confiesa. «Ha sido una sorpresa enorme porque Un número finito de veranos no había tenido muchas reseñas y no sabía que el premio se fallaba hoy [por ayer], ha habido libros míos más sonados, así que ha sido una sorpresa», explicó.

La autora atribuye el adjetivo de «exigente» que ha empleado el jurado en su fallo a que publica poco: «Tardo tiempo entre un libro y otro porque el proceso de cada poema lo alargo, no me gusta publicar ni en libros ni en revistas poemas que lleven poco tiempo compuestos».

«No quiero vivir de la poesía y no querría vivir de ella»

La poesía «no entra en el mercado no sigue el juego del mercado», por lo que «no cuenta» el factor cantidad, sino que cuenta «el factor pasión, asombro», asegura Aurora Luque. Y abunda: «La poesía ni se compra y ni se vende, es de lo menos comercial que hay en el mundo cultural». En este punto, Luque ha reconocido que ella no vive de la poesía, aunque tampoco querría vivir de ella. «No vivo de la poesía y no quisiera vivir de ella». Pero vive en ella: «Si me quito la poesía, me quito a mí misma», sentencia.

Gozos

También se refirió Aurora Luque a la definición de «libro de los gozos» de su poemario por parte del jurado: «Me gusta la poesía que no se rinde, que no se deja abandonar, que sabe que hay herida, muerte, oscuridad, violencia, pero siempre he buscado y querido creer en la utopía y en la resistencia. El lenguaje puede servir para protegerte e indagar y buscar belleza que acompañe y que dé sentido a la vida. No entiendo mi vida sin el encuentro con la poesía; si me quito la poesía, me quito a mí misma», confiesa la exdirectora del Centro Cultural Generación del 27 (de la Diputación Provincial).

Luque es poeta, narradora y traductora y se doctoró en Filología Clásica por la Universidad de Granada. En Málaga trabajó como profesora de griego, articulista, editora y gestora cultural, y ocupó la dirección del Centro Generación del 27 entre 2008 y 2011. Cuando se le pregunta cuál es el mayor logro de su carrera siempre lo tiene claro: «Haber contado en verso algo de la Grecia más valiosa». De ahí que cuando se le pregunta en qué va a invertir la dotación del Nacional de Poesía (cantidad que la autora dijo desconocer) responda: «Igual me voy a Grecia, que es donde le apetece viajar».

Esta admiradora de Safo y Cernuda y astrónoma frustrada («Me atrajo siempre la astronomía, esa variante de la poesía) en 2005 fundó la editorial Narila y en la actualidad forma parte del grupo de investigación Traducción, Literatura y Sociedad de la Universidad de Málaga. En la obra poética de Aurora Luque destacan, entre otros títulos: Orinque (2017), Haikus de Narila. Portuaria (2017), Los limones absortos. Poemas mediterráneos (2016), con el que obtuvo el Premio Estado Crítico 2016.

Compartir el artículo

stats