El Museo del Prado publicó ayer un listado con 25 obras de su colección que proceden de incautaciones realizadas durante la Guerra Civil y el Franquismo y ha anunciado que abrirá una investigación para averiguar si existen más piezas en la misma situación.

El museo reconoce que «esta cifra podría ser mayor, al hilo de los últimos estudios del experto en patrimonio y Guerra Civil» y por ello ha decidido «abrir formalmente una vía de investigación» para saber si hay más piezas de su colección procedentes de incautaciones en la Guerra Civil o el franquismo.

«El objetivo -señala el Prado- es aclarar cualquier duda que pudiera existir sobre los antecedentes y el contexto previos a que se produjera su entrada en las colecciones del Prado y, llegado el caso, y cumpliendo todos los requisitos legales, proceder a su devolución a sus legítim

De las 25 obras del lista publicada, en 22 de los casos el origen ya constaba de manera expresa en la ficha publica de la web del museo, señala el museo en un nota. Las tres piezas restantes no tienen ficha en la web del museo por su mal estado de conservación.

El origen de procedencia de estas obras es la Comisaría General del Servicio de Defensa del Patrimonio Artístico Nacional o Junta de Incautación y Protección del Patrimonio Artístico.

La mayoría de las obras (17) fueron entregadas directamente al Museo del Prado entre 1940 y 1942, y el resto llegaron en una época similar al antiguo Museo de Arte Moderno (luego Museo de Arte Contemporáneo) y acabaron también en la colección de la pinacoteca.

La decisión del Prado llega poco después de que el Gobierno haya decidido devolver a la familia del naviero Ramón de la Sota dos obras requisadas por el régimen franquista, después de que uno de sus herederos los identificara en el Parador de Almagro (Ciudad Real) a través de un catálogo. Los cuadros fueron devueltos y presentados en el Museo de Bellas Artes de Bilbao recientemente.