Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Crítica de cine

El mito desnudado

El director de ’Blonde’, Andrew Dominik, y Ana de Armas. TIZIANI FABI

Blonde (Netflix)

  • Dirección: Andrew Dominik
  • Intervienen: Ana de Armas, Bobby Cannavale, Adrien Brody, Julianne Nicholson, Evan Williams

Una novela tan desafiante como Blonde, de Joyce Carol Oates en el año 2000, debía tener en su transcripción cinematográfica a un director tan peculiar como Andrew Dominik. Porque la novela es una ficción con algunos elementos reales antes que una biografía al uso sobre la famosa actriz estadounidense. Dominik ha respetado el trazo por el terreno más resbaladizo del trabajo de Oates, que presenta durante buena parte del relato a Marilyn Monroe / Norma Jeane como un personaje frágil, nervioso y atemorizado, bordeando esa imagen peyorativa de «rubia tonta» que los productores le otorgaron y con la que, a su pesar, triunfó en los 50.

Enfrentarse a Marilyn no es tarea fácil. Blonde, novela, es muy buena. Blonde, película, es una muy inteligente adaptación. Dominik mezcla tonos, atmósferas, formatos –cuadrado, panorámico, scope–, color y blanco y negro, voz subjetiva y en tercera persona. Los primeros minutos, concernientes a la relación de la pequeña Norma Jeane con su desequilibrada madre, son un filme de terror, incómodo y perturbador, con una imaginería desquiciada. En el otro extremo, un pasaje espléndido es el que concierto a la relación triangular entre Marilyn, Charles Chaplin Jr. y Edward G. Robinson Jr., que filma Dominik en estilizados planos de deseo, fiesta y estima: uno de los pocos pasajes en las que Marilyn Monroe puede ser feliz.

Ana de Armas asume riesgos, y sale triunfadora más allá del parecido con Marilyn tras el minucioso trabajo de maquilladores y peluqueros. Expresa muy bien la fragilidad y hasta acepta el reto de dialogar de tú a tú con los verdaderos actores que le dieron réplica a Marilyn: Dominik incrusta digitalmente a De Armas en planos de las cintas originales, como si el pasado y el presente, la realidad y la representación, fueran una sola cosa.

Compartir el artículo

stats