Atención, amantes del jazz malagueños: Clarence Jazz Club ha iniciado una campaña de crowdfunding para mantener su programación ante las secuelas del cierre durante la pandemia y «las consecuencias socioeconómicas de la guerra de Ucrania y la inflación». Necesitan 50.000 euros para continuar una tarea importante: la de ser uno de los contados templos del jazz en la Costa del Sol. 

The Clarence Jazz Club ya sufrió un cierre hace años, en 2019: cuando estaba instalado en un local de la calle Cañón (abrió en 2014) no logró sobrevivir a la actual escalada del precios de los alquileres en el Centro Histórico y cinco años después sus responsables bajaron la persiana. Tiempo después, reabrieron en Torremolinos pero, al poco tiempo estalló la pandemia y con ella el desastre para los establecimientos musicales como éste. «Para poder asegurar una gran programación necesitamos el apoyo de todos vosotros más que nunca. Para ello hemos creado este crowdfunding con el que esperamos que nos dé una base económica para poder seguir trabajando por un proyecto que cada día crece un poco más», aseguran los organizadores de la campaña del Clarence, en Verkami (éste es el link).