Playa, montaña y música en unos días frenéticos en Benalmádena que ha dejado a los asistentes agujetas de tanto bailar. La cuarta edición del Benalfest se ha desarrollado desde este viernes pasado, entre el taró y unas vistas espléndidas hacia el mar desde el recinto ferial de Los Nadales. Daba comienzo con la voz dulce de la joven cantante bilbaína, Maren, que abrió el festival con un acústico a guitarra y teclado donde presentó su disco de pop/rock alternativo 'Margaritas y lavanda' además de sus nuevos singles 'En el túnel de lavado' y 'Ojalá no sea verdad”. Maren, mostró su alter ego en 'Margarette, todos lloran por ti' y dio a relucir su espléndida voz y habilidad al piano en 'Un sitio que tenga sol'. La artista culminó la actuación con 'La estación espacial de Teruel' un tema en el que se cuestiona sus amplias y destacadas diferencias con el resto de jóvenes. 

Tras el buen sabor de boca, los recién llegados de su primera gira por Argentina, Shinova, tomaron el relevo. La banda de rock alternativo pisó fuerte el escenario y trasladó toda la energía, lo que hizo vibrar al recinto. Ni siquiera un apagón de luz consiguió frenar su entusiasmo. El primer contacto del grupo con Málaga fue en la primera edición del Benalfest, en el año 2018. 

Actuación de Shinova durante el viernes 28 de octubre en el Benalfest La Opinión

En esta edición, en su tercera visita al festival, el grupo vasco abrió su participación con la canción 'Solo ruido', con la que consiguió conectar con el público. Uno de los momentos más especiales de la noche llegó minutos después. Tras saltar una regleta, un eclipse lumínico apagó el escenario en plena actuación. En un momento de desconcierto, el cantante Gabriel De la Rosa y el guitarrista, Erlantz Prieto, decidieron tocar en acústico 'Doce meses (El año del maravilloso desastre)' y 'Volver' mientras a sus espaldas los técnicos arreglaban los fallos. La magia del directo se apoderó de los presentes, el público se volcó con la banda y cantaron al unísono. “Cuando suceden este tipo de cosas se genera una conexión mucho más íntima con el público”, aseguró a La Opinión de Málaga el vocalista, Gabriel De la Rosa.

Solucionado el percance, los componentes de Shinova se hicieron 'Gigantes' con una 'Sonrisa intacta' en sus caras, ya nada pudo frenarlos. El éxtasis culminó con 'Te debo una canción', donde agradecieron al público su entrega y dejaron claro que volverán a esta hermosa ciudad. Al finalizar la actuación, Gabriel adelantó a este periódico que están trabajando en su próximo álbum y, “si todo va bien”, una nueva colaboración con una banda, que no quiso desvelar, verá la luz a finales de noviembre. 

Tras su vuelta a los escenarios, Nena Daconte, acompañada de su banda, embelesó al público con su voz inconfundible. La artista transmitió la nostalgia de la década de los 2000 en una actuación desbordante con sus sencillos 'Marta', 'El Aleph' y 'No te invité a dormir'. El punto álgido se alcanzó cuando Mai Meneses entonó sus grandes éxitos 'Disparé' y 'En qué estrella estará'. Después de que el grupo abandonara el escenario, el público comenzó a corear la mítica canción 'Tenía tanto que darte'. Tras hacerse un poco de rogar, volvieron a subir y tocaron con gran dulzura la canción, al mismo tiempo que los presentes cantaban y bailaban uno de los grandes éxitos del pop/rock español.

Sábado 29

La segunda jornada comenzó a plena luz del día con el Benalbaby en los Jardines del Muro. Esta actuación estaba encaminada al disfrute de los más pequeños. Un espectáculo Quimirock y diversos talleres amenizaron la mañana. Al mismo tiempo, en la plaza La Niña actuaron el grupo madrileño Tessa, la cantante Hoonine y la banda de rock Vasck.

Tras la puesta de sol, en el recinto ferial de Los Nadales, el grupo benalmadense de rock alternativo, Lavender, inyectó la primera dosis de adrenalina a los asistentes con temas como 'Blinding lightning' y 'Far away' de su primer EP. El doctorado en festivales, Mr. Kilombo, aportó luz y vitalismo desde el primer acorde de 'Por su camino' hasta el final con 'Invencibles' que da nombre a su cuarto disco y que para sus fans se ha convertido en un himno. Las baladas 'Sinmigo', 'En plena calle' y 'Cortocircuitos' no pudieron faltar en su repertorio. El madrileño también presentó en pleno directo su último single 'En peligro de extinción' con cierto temor, pero el público le dio el aprobado y disfrutó de la canción.

Actuación de La Pegatina el 29 de octubre en el Benalfest La Opinión

Una cosa quedó clara, la actuación de la noche se la llevó La Pegatina. La mezcla de estilos, tales como la rumba catalana o la salsa, unidos a una peculiar y experimentada puesta en escena, hicieron mover el esqueleto a un público de todas las edades durante una hora y media. Rodeados de un ambiente tremendamente festivo, los bailes grupales no se hicieron esperar. En los corrillos, la cerveza aún humeante en el suelo provocó algunos resbalones que afortunadamente no llegaron a más. Incluso, se formó una conga nunca antes vista mientras se tocaba uno de sus grandes éxitos. 

La Pegatina se supo distribuir por el escenario de forma que los diferentes integrantes fueran rotando y ocupando todo el espacio del escenario, sin dar prioridad a ninguno. Esta es una de las señas de identidad del grupo y de su concienzudo trabajo por lograr una mayor conexión con el público, conozcan o no sus canciones.

El trompetista de La Pegatina, Alex Magnani, adelantó al periódico que el grupo sacará en diciembre un EP de seis canciones en catalán y también tienen preparada una colaboración con un artista andaluz que aún no ha querido desvelar. Por otro lado, el guitarrista y vocalista del grupo, Rubén Sierra, confirmó que pasarán por Málaga para la gira del 20 aniversario que harán el próximo año.

Con un público ya exhausto, Molina Molina aportó un toque fresco de pop electrónico y el grupo We Are Not Dj’s puso el broche final a una noche inolvidable con una mezcla de géneros dispares.