Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

El Kanka Cantautor

«Nunca perdí las ganas de tocar pero en más de un concierto estaba cansado del escenario»

«Ha llegado el momento de contaros algo importante». Así empezó El Kanka a explicarles a sus seguidores su decisión de aparcar su carrera durante un tiempo. Finalmente fueron 9 meses en los que, a pesar de diversas incidencias domésticas y de salud, le dio tiempo hasta a «aburrirse un poco». En abril presentará en cuatro recitales en el Teatro Cervantes el disco que grabó en esos meses, 'Cosas de los vivientes'

El cantautor malagueño, en una imagen promocional reciente. La Opinión

Tras nueve meses de parón para desconectar, parece que ha hecho todo lo contrario: le han operado de una hernia inguinal y se ha quemado su casa. ¿Tenía ganas de volver? ¿Qué es lo que más ha echado de menos?

La verdad es que sí. Llevaba muchísimos años con un nivel de curro excesivo y estaba deseando parar. No por tanto tiempo, pero sí quería desconectar un poco del escenario y de la parte más chunga de esta profesión como estar fuera de tu casa. Lo necesitaba, pero ¡nueve meses son muchos! Sobre el tercer mes de descanso ya estaba echando de menos los conciertos.

¿Qué ha estado haciendo en estos meses? 

He aprovechado para grabar el disquito [Cosas de los vivientes] y ha sido una experiencia muy guay porque, por fin, me he podido tomar todo el tiempo del mundo en el estudio. No suelo tardar tanto en grabar un disco, un par de meses más o menos, pero esta vez he tenido la tranquilidad de no tener conciertos o entrevistas. Me dediqué completamente a él. Aunque también he intentado hacer una cosa que me cuesta mucho: aburrirme un poco. He aprovechado los meses de parón para aprender papiroflexia... Fuera bromas, aproveché para ver series, cocinar, hacer deporte y estar con mi pareja y amigos. 

Presentará 'Cosas de los vivientes' en el Teatro Cervantes en abril. Una cita especial, ¿no? 

En realidad sólo me he subido una vez a las tablas del Cervantes con un concierto mío y fue el año pasado, cuando toqué la última vez en Málaga. El Teatro Cervantes es un icono cultural de la ciudad, por h o por b no había tocado ahí y me hacía mucha ilusión. Además, ¡es muy bonito! Mientras cantaba veía esa estructura con los palcos tan bonitos y lo recuerdo con mucha emoción.

Por cierto, vendió en horas todas las entradas para los dos recitales y ha tenido que añadir un par de fechas...

¡Imagínate la alegría de sacar dos fechas y que sean las primeras que se agotan! Está claro que es uno de los conciertos que más ilusión me hace de la gira. Partiendo de la base de que me gusta tocar en Málaga por razones obvias, en los conciertos se mezcla, por una parte, la gente que me admira y escucha mis canciones y, por otra, mi familia y amigos. Se nota mucho esa energía en el ambiente, noto un cariño especial.

Según lo que hemos podido escuchar hasta ahora de su próximo disco, ¿puede ser que este sea su trabajo más personal hasta la fecha?

No lo sé, yo creo que todo lo que hago es personal. En general, suelo dejarme el corazón en las canciones y hablar de mí con sinceridad. No concibo mis discos como una obra en sí. Siempre intento hacer una selección para que el disco tenga cierta unidad, pero para mí es una colección de canciones. En este caso tenía cerca de 30 canciones nuevas cuando me puse a grabar, pero en el disco van a ser 14. Por ejemplo, Autorretrato es una canción que directamente habla de mí; de mis defectos, de hecho. Ésta sí te diría que es una de las más personales que he hecho. También la última que he lanzado, No se dice suerte, donde hablo de lo que no se ve del mundo de la música, los viajes o la soledad. Luego, hay otras que son quizás menos personales, más divertidas y con juegos de palabras. Hay un poco de todo, pero sí que me he abierto con algunas canciones.

¿Es difícil componer una canción sobre usted para que la escuche todo el mundo? 

En general, soy bastante bocachancla. En mi vida cotidiana soy una persona transparente. Cuando compongo no pienso que esa canción la vayan a escuchar tantas personas. Me resultaría mucho más difícil o casi imposible. A día de hoy, que soy más conocido, habrá miles de personas en el mundo que la van a escuchar. Lo que pienso es en hacer una canción para cantársela a mis amigos y a mi novia y no me preocupo.

Este pasado martes 22 de noviembre, para celebrar el día de la música, salió 'No se dice suerte', una canción en la que habla de su experiencia como músico mostrando la cara A y B de esta profesión, aunque más bien son consejos de sabio para aquellos que empiezan en el mundillo de la música. ¿Cuál es su perspectiva actual sobre la música de autor?

Tiene razón. La compuse como si le hablase a alguien porque le digo «aprenderás a llevar tu vida en una maleta» para describir a alguien que quiere ser músico cuáles son las partes buenas y malas de la profesión. En cuanto a la canción de autor, habría que hacer algo más difícil, definirla: ¿Qué es? Llevo peleándome con eso toda mi vida. Cuando era joven y cantaba en los garitos de Madrid decía que era «cantautor, pero...». Parece que la palabra cantautor está asociada a unas letras empalagosas y poéticas pero que no se pueden aguantar. Yo abría un poco más el término. Y creo que la gente está entendiendo un poco mejor la palabra, lo cual me llena de alegría por la parte que me toca. Ojalá que en un futuro se entendiera la canción de autor como lo que es, una música personal con letras elaboradas, sinceras, poéticas… Y que puede abarcar a distintos estilos. 

¿Entonces la canción de autor está en auge?

En un punto sí, pero creo que es por lo que decía antes. Por fin, se está desprendiendo de ese cantautor de postguerra, con todo mi respeto a los cantautores antiguos como Silvio Rodríguez, del que yo he sido gran escuchador. Pero es que hay muchas maneras de ser cantautor. En ese sentido, sí creo que está en auge o al menos entrando en un buen momento. Actualmente, pese a que lo que suena ahora en radio es algo cada vez más vacío, sin tener yo nada en contra de eso, sí que veo a chavales que están haciendo música muy buena. Me gusta pasarme cada vez que puedo a los garitos y ver qué se cuece, ver a artistas que quizás todavía no tienen disco o solo una maquetilla porque están empezando y veo cosas interesantes. Eso sí, están en circuitos alternativos porque la radio está cada vez más vacía: la música que suena ahora en ella, sin tener yo nada en contra, es cada vez más bailable pero con menos contenido.  

El tercer adelanto de 'Cosas de los vivientes', 'Para vivir', representa las cosas importantes y necesarias de la vida, una canción en la que aparece la cantante mexicana y recién ganadora de un Grammy Latino Silvana Estrada. ¿Cómo surgió la colaboración?

Hay una larga historia ahí... Fui a México con un concierto pequeño, un showcase, hace cuatro o cinco años y me pusieron una telonera que yo no conocía. Era Silvana Estrada, cuando no era muy conocida. Fueron dos días. En el primero, me asomé a ver a la chica que abría el concierto y flipé con cómo cantaba. Recuerdo que le dije:«Oye, me ha parecido maravilloso lo que has hecho, ¿vienes mañana también?». Y me dijo que no. Entonces la invité al día siguiente y, a partir de ahí, hicimos buenas migas. Incluso grabamos un vídeo de una canción que quedó en nada porque se rompió la cámara. Posteriormente, la volví a ver en Madrid porque me invitó a un concierto que hacía. Nos pasamos una mañana en casa tomando mezcal y enseñándonos canciones nuevas. Para vivir le gustó mucho y le propuse cantarla conmigo.

David Pastor aporta las líneas de trompeta en la canción.

Fue muy guay porque es un músico muy conocido en el mundo del jazz. Yo lo conocía por mi productor, Avatar, y él ya había tocado en algún disco mío, pero con esta canción fue muy bonito porque tenían unas sesiones de grabación y, por lo visto, David le dijo a mi productor: «Estáis grabando con El Kanka ¿no? Pues yo quiero salir». Y para este tema me parecía que le venía muy bien una trompeta al estilo compadre que es lo que a mí me gusta.

¿Podremos escuchar otras colaboraciones en el disco?

Vocales no, no me han surgido, pero instrumentales sí. Un par de cositas muy especiales que aún no puedo desvelar.

Como ya está terminando el año, para hacer honor a 'Propósitos de año nuevo', el primer single del disco, ¿cuáles son los propósitos que no ha cumplido en este año y los que esperacumplir el año que viene?

Este año no me puedo quejar. Estoy muy contento con la decisión que tomamos de hacer un parón y he conseguido una cosa muy importante: volver con ganas. No es que las hubiera perdido, pero confieso que en más de un concierto del año pasado ya estaba un poco cansado de subirme al escenario. Ahora me hace mucha ilusión volver con esas ganas. Ha sido un buen año y me va a servir para valorar mi profesión y lo que tengo, lo que he conseguido. Por otro lado, si tengo que cumplir un propósito sería la serenidad. Soy muy ansioso y si algo quiero para el futuro es tener más tranquilidad. 

Compartir el artículo

stats