Una de las joyas del patrimonio de la Catedral de Málaga, el cuadro  'La decapitación de San Pablo', de Enrique Simonet, ha recibido este viernes la autorización de la Comisión de Patrimonio para iniciar los estudios previos a su restauración y limpieza, una medida que asegura disponer de un diagnóstico claro que asegure el arreglo del lienzo, muy afectado por la humedad al encontrarse colgado en una de las capillas donde más filtraciones hay de la Catedral, la de la Virgen de los Reyes.

La aprobación del proyecto de estudio, a cargo de Chapitel, permitirá analizar en profundidad el cuadro, de grandes dimensiones y uno de los más emblemáticos del templo, según ha informado la delegada de Cultura de la Junta de Andalucía, Gemma del Corral. El trabajo se realizará en la misma Catedral, por lo que no será necesario trasladarlo por ahora. De esta forma, arranca la solución a una situación que llevaban preocupando mucho en la Catedral desde hace más de un año, cuando se apreció que las filtraciones estaban afectando al cuadro.

A finales de 2021 se puso sobre la mesa la necesidad una revisión de este cuadro para comprobar el nivel de afección de la humedades, una vez que se terminó la exposición 'El verbo encarnado'. De ahí vino la solicitud de este análisis del estado, para lo que ya se ha recibido la luz verde y que podrá iniciarse en breve.

Decapitación de San Pablo, de Enrique Simonet (1887).

Enrique Simonet

'La decapitación de San Pablo' es una de las obras más admiradas del autor de la icónica 'Y tenía corazón', pintada en Roma en 1887, se trata de una pieza de juventud de Enrique Simonet, quien la firmó cuando tenía apenas 21 años. El Ayuntamiento de Málaga compró uno de sus bocetos preparatorios en 2009 para enriquecer la colección permanente del Museo del Patrimonio Municipal (MUPAM), que cuenta entre sus fondos con dos lienzos más del autor valenciano pero fuertemente vinculado a Málaga, Joven napolitana y Tropezón en el coro. 

Este cuadro, además de todo el patrimonio de la Catedral, sigue en peligro mientras no se construya el tejado a dos aguas del proyecto original del siglo XVIII y que ya cuenta con fechas y presupuesto para iniciar las obra.