Teatro

Casablanc recita a Bécquer y Quevedo con música industrial en La Cochera

El intérprete y el músico malagueño Jorge Rivera traen el domingo Bécquer y Quevedo: Amor y muerte, una función que persigue «la suma y el contraste»

Pedro Casablanc

Pedro Casablanc / L.O.

Víctor A. Gómez

Víctor A. Gómez

Vuelve Pedro Casablanc a Málaga y lo hace con Bécquer y Quevedo: Amor y muerte, un sencillo y singular montaje escénico en el que el intérprete selecciona sus piezas favoritas de ambos poetas, musicadas para la ocasión por el malagueño Jorge Rivera. Pero esto no es un recital de Amancio Prada, con la fórmula de versos clásicos más guitarra acústica: Casablanc y Rivera buscan el diálogo entre la palabra barroca (rima pero también prosa) y un espacio sonoro diseñado a partir de la electrónica, la electricidad y las sonoridades industriales (e interpretado en directo por Rivera). La cita, este domingo, en La Cochera Cabaret, a partir de las 18.00 horas.

«Alcé los ojos y vi la muerte en su trono / y a su lado muchas muertes», recita a Francisco de Quevedo en un momento de la función el intérprete, con su poderosa voz abrazada por la distorsión de un bajo eléctrico, unos beats serpenteantes y unos fondos de sintetizadores inquietantes. El músico malagueño recibió la propuesta de Casablanc de musicar un recital sin echar mano de los tics de la música barroca. Y el resultado es Amor y muerte, en el que la música actúa «desde la suma y el contraste» con las palabras de los poetas, asegura Rivera. La escenografía, casi inexistente, esencial, aporta la desnudez y la intimidad propias de un ritual a un conjunto.