De ocupar un puesto de descenso a aspirar a jugar en la competición europea la próxima temporada. Es la extraña realidad del Antequera 2010. El equipo que entrena Antonio Carlos Ortega, que hace cinco jornadas era penúltimo, es ahora un inquilino de la zona media de la tabla con aspiraciones a jugar en Europa.

El Antequera recibe esta tarde en el Fernando Argüelles al Balonmano Alcobendas (18.30 horas). Una victoria, unida a una derrota del Cuenca 2016 ante el líder de la categoría, el BM Ciudad Real, colocaría al conjunto antequerano octavo en la tabla, empatado a puntos con el cuadro conquense, pero con mejor ´goalaverage´. Y la temporada pasada el octavo se metió en competición europea, algo que no siempre ocurre, pero que puede darse.

La campaña pasada el Antequera se quedó fuera por un gol. Fue precisamente en el Fernando Argüelles y en el último partido de la temporada. El Antequera y el CAI Aragón empataron a 31 y los locales no lograron la plaza.

El cuadro de El Torcal, tras un duro comienzo de Liga con derrotas ajustadísimas y un despertar algo tardío, tiene la oportunidad de seguir escalando posiciones. El equipo puede seguir avanzando ante un rival teóricamente asequible al que saca cuatro puntos y cinco puestos en la clasificación.

Los de Ortega atraviesan su mejor momento, ya que de los últimos cuatro partidos han ganado tres y empatado uno, consiguiendo casi un pleno con siete puntos obtenidos de los ocho que estaban en juego. ¡De ´Champions´!

Morbo. Además, el partido tendrá un aliciente emotivo, ya que se van a enfrentar dos ex compañeros del FC Barcelona, con el que obtuvieron grandes títulos tanto en la Liga española como en Europa y que ahora están en la otra faceta de entrenador como son Ortega, que dirige al Antequera 2010, y Rafael Guijosa, al Alcobendas.

Ortega espera que el central bosnio Srdja Trivundza, y los primeras líneas Baena y Obradovic estén en condiciones, debido a que durante la semana trabajaron a menor ritmo que sus compañeros por problemas físicos, pero tendrá las bajas del extremo serbio Rajko Prodanovic y del primera línea José Luis Pérez Canca, lesionados.

También recuperará al pivote sueco Carl Andersson, que no pudo jugar en la pasada jornada ante el L. Toledo por estar sancionado.

El técnico del conjunto antequerano dijo que respeta "muchísimo" a un rival que trabaja "muy bien en defensa y sale perfectamente al contraataque", por lo que advirtió que habrá que "tenerles mucho respeto".

"Preveo un encuentro muy competido, al ser un equipo en el que todos saben lo que tienen que hacer, sin fichajes de relumbrón pero muy comprometidos", agregó Ortega.