El arbitraje femenino sumó un nuevo éxito este pasado miércoles en el encuentro de Liga de Campeones celebrado en Turín entre la Juventus y el Dinamo de Kiev. La colegiada francesa Stéphanie Frappart se convirtió en la primera mujer de la historia en dirigir un partido de la máxima competición de clubes a nivel europeo. La gala ya había arbitrado en el pasado la Supercopa de Europa de 2019 entre el Liverpool y el Chelsea y encuentros de Europa League, pero ahora suma un nuevo logro al estar presente en una de los mejores eventos deportivos del mundo.

El arbitraje femenino se va abriendo paso poco a poco en competiciones nacionales e internacionales. De hecho, la propia Frappart fue la encargada de dirigir el choque entre el Granada y el Omonia Nicosia chipriota de la semana pasada. Pero hasta este miércoles, ni ella ni ninguna compañera de profesión, lo había logrado en la Champions League. Con una actuación a la altura de las circunstancias, Frappart demostró que el arbitraje femenino está capacitado para formar parte de las mejores competiciones a nivel mundial.