A cuarenta y ocho horas de volver a los entrenamientos, el AMIVEL hace sus números y analiza pausadamente lo que resta por disputar hasta la conclusión de la primera vuelta, momento en el que se conocerán los ocho equipos que disputarán la fase final de la Copa de S. M. El Rey. Una competición codiciada por el club veleño, que no ve con malos ojos organizar si las circunstancias lo permiten.

Con un partido aplazado por la inesperada cancelación del vuelo a Canarias, el conjunto veleño se encuentra cómodamente situado en la zona media de la tabla clasificatoria con diez puntos, si bien hay equipos que incluso tienen pendiente recuperar dos partidos aplazados, caso por ejemplo del BSR Gran Canaria, que además del envite ante los malagueños tiene pendiente otro encuentro frente al Fundación Vital Zuzenak.

El AMIVEL presenta unos números dignos y al menos puede seguir soñando con la clasificación para la fase final del torneo copero. Con cuatro derrotas, tres victorias y cuatro jornadas por disputar ante de finalizar la primera vuelta, los números del cuadro veleño, si la cábalas se cumplen, pasan por sumar dos triunfos más antes de esa fecha. El objetivo no es sencillo, pero el optimismo y las ganas de estar en la competición estrella del año les anima a seguir trabajando para lograrlo.

La Copa de S.M. El Rey, que se disputa en el mes de junio, justo cuando acaba la liga, es la competición más emblemática del baloncesto en silla de ruedas a nivel nacional. En ella se concentran los ocho primeros clasificados al concluir a primera vuelta y como ocurre en casi todas las competiciones de estas características, pone en valor y proyecta exponencialmente la imagen de la ciudad organizadora. Contar con público en las gradas de la instalación que lo albergue es uno de los grandes anhelos de jugadores y técnicos, en estos tiempos en los que se echa de menos el calor de los aficionados. El atractivo televisivo es otro de los alicientes de la competición, que suele contar con el apoyo de TDP en la final.