Si ya el 2020 le trajo el premio, gracias a su esfuerzo, de ser por primera vez All Star siendo éste uno de los partidos más importantes de la Liga estadounidense, el 2021 le está consagrando como figura clave de los Indiana Pacers. La evolución del niño que se crió en las pistas de Málaga, con las camisetas de EBG y del Unicaja, a ser la estrella que es hoy parece un camino en el que los pasos cada vez están más consolidados. Y es que Domantas Sabonis es ya una realidad en la NBA.

El jugador lituano, nacido en Estados Unidos y con formación baloncestística íntegramente en Málaga, ha tenido su semana de ensueño. Con tan solo 24 años, 25 que cumplirá el próximo mes de mayo, ha adquirido carácter y una capacidad de liderazgo propia de un candidato a ser uno de los mejores jugadores de la temporada. Aún no se le espera entre ellos, pero lo que sí ha demostrado en su quinta temporada como jugador de NBA, cuarta en su actual equipo, es que su confianza en sí mismo y su mejora en el juego le consagran en cada partido que disputa. Tal es su estado de forma que en el comienzo de la campaña consiguió el premio a “Mejor jugador de la Semana” al promediar 24,3 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias por partido.

Muchos son los récords que ha batido Domas Sabonis en su semana mágica, a cada cual más importante. El primero vino tras el encuentro frente a Houston Rockets en el que anotó 22 puntos (con un gran 64,7% en tiros de campo), consiguió 12 rebotes y repartió 4 asistencias. Con estos datos se convirtió en el primer jugador de la historia de su franquicia en alcanzar la cifra de ocho dobles-dobles (+10 puntos y +10 rebotes/asistencias) de forma consecutiva en los primeros ocho partidos de la temporada.

Su semana de logros no se quedó ahí. Si ya fueron buenos los datos contra Houston, los que alcanzó frente a Phoenix Suns fueron de superestrella: 28 puntos, 22 rebotes y 4 asistencias. Al descanso solo había anotado 4 puntos y en el tercer cuarto consiguió 19, prueba de su capacidad de liderazgo, aunque no le sirvieron para vencer el partido. Con estos números, el jugador, que debutó en el Unicaja de la mano de Joan Plaza, ha conseguido récords históricos.

El primero de ellos ha sido agrandar el que logró frente a Phoenix y ya son nueve dobles-dobles en los primeros nueve partidos de la temporada. El segundo es alcanzar la cifra de 20 puntos y 20 rebotes en tan solo 30 minutos, desde la temporada 1996-1997 que se contabiliza jugada por jugada, siendo el único jugador de la historia de Indiana Pacers que lo ha logrado, desde la temporada 1996-1997 que se contabiliza jugada por jugada. El último que consiguió esto fue Anthony Davies en 2019 con 40 puntos y 20 rebotes al final del tercer cuarto.

El ala-pívot, criado en Málaga y afincado en Torremolinos hasta su desembarco en la NBA, también ha igualado su tope máximo de rebotes en un partido (22) y ha conseguido ser el primer jugador de Indiana que consigue al menos 25 puntos y 20 rebotes desde que en 2003 lo hiciera Jermaine O’Neal.

Tras todos estos encuentros, promedia 21,6 puntos y se ha convertido en el cuarto jugador de la NBA que mejor rebotea, con 12,6 por partido, y en el segundo mejor anotador del equipo, solo tiene por delante a su compañero Malcolm Brogdon.

La aplicación de todo lo aprendido en Málaga, los genes privilegiados que recorren su cuerpo y el talento que posee para asimilar conceptos nuevos en su juego, están logrando que Domantas Sabonis, sea, a día de hoy, uno de los ejes claves de Indiana Pacers y una estrella que cada vez merece más elogios. El niño que creció en Los Guindos ya es un referente en la mejor Liga del mundo.