El CB Marbella consiguió ayer una importante victoria en el pabellón Antela Parada de Alcobendas (66-77), gracias al que consigue subir hasta la quinta posición de la tabla clasificatoria.

Los de Rafa Piña vencieron al NCS Alcobendas con una buena defensa en los momentos importantes del encuentro y con una nueva exhibición ofensiva de David Knudsen, que se fue hasta los 20 puntos. También estuvieron muy activos en la faceta ofensiva Pablo Sánchez, que completó su mejor partido como azulón, y Luka Majstorovic, imparable bajo el aro.

No lo tuvo fácil el CB Marbella, ya que los madrileños salieron con mucho empuje y las primeras rentas eran suyas, aunque no superaban los 10 puntos (la máxima estuvo en 21-13).

Así, el primer cuarto se cerró con un triple de Pablo Sánchez desde medio campo y ahí fue cuando el equipo marbellí empezó a carburar. Las cosas empezaban a salirle al equipo y, no solo iba recortando diferencias, sino que lograba ponerse incluso por delante con una canasta de Ismael Tamba.

Se sentía bien hasta ese momento el CB Marbella, que defensivamente hacía una buen trabajo y eso le posibilitaba correr al contraataque con seguridad. Kenan Karahodzic y Luka Majstorovic ponían la puntilla justo antes del descanso para volver a despegarse en el marcador (32-38).

Dos triples nada más salir en el tercer cuarto volvían a dar tranquilidad al CB Marbella, que cargado de faltas jugaba a esas alturas con dos pequeños sobre el Antela Parada. Le salía bien la jugada a Piña, puesto que los visitantes conseguían atacar la zona con rapidez y facilitaban los tiros liberados.

Con 45-55 y después de otro triple de Knudsen, el Alcobendas optaba por quitar la zona. En las tres últimas jugadas de este cuarto y por errores azulones le veía color al partido (54-60).

Una vez más la dirección del juego le daba sentido al equipo. No estaba brillante en ataque, pero porque los tiros no entraban y eso impedía cerrar definitivamente el partido.

El CB Marbella tenía que sufrir, casi como siempre, y defender sin piedad ante un peligroso conjunto local que no le perdía la cara al partido. Así, con la amenaza de los madrileños, era el momento para dar entrada Piña a Adri Fuentes a la pista y así darle descanso a un activo y siempre correcto Lucas Muñoz.

La veteranía de Fuentes junto a la de Wright servían para amarrar el marcador y no pasar sustos de cara a la recta final del partido, porque la octava victoria del año estaba al caer.

Lo intentó a la desesperada NCS Alcobendas. Sin embargo, cerró el rebote el conjunto malagueño para no conceder segundas opciones tras los fallos en los tiros libres de los locales. La victoria lo coloca, con un partido aplazado, en la quinta posición.